Los ministros de Exteriores de la UE esperarán al informe del TPYI para descongelar el pacto de adhesión de Serbia

La detención de Karadzic acerca al país de los Balcanes a Europa

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) han supeditado el futuro más inmediato de Serbia al cumplimiento de todos los requisitos de cooperación con el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPYI). Como una forma de ganar tiempo, los Veintisiete se han pronunciado en conjunto a través de un comunicado donde aseguran que se felicitan de la captura de Radovan Karadzic pero esperarán al informe del TPYI para desbloquear el acuerdo de estabilización y asociación de Serbia con la UE.

La detención de Karadzic, ex presidente serbobosnio acusado de genocidio en la guerra de los Balcanes, ha protagonizado la reunión de los ministros de Exteriores de la UE. Minutos antes del inicio del Consejo de Ministros, el jefe de la diplomacia comunitaria, Javier Solana, ha asegurado que espera que las instituciones tengan en cuenta el arresto de Karadzic para el ingreso de Serbia en la UE. "Estoy casi seguro que va (la detención del líder serbobosnio) a permitir una entera colaboración", ha dicho Solana a los periodistas en Bruselas.

Más información
Detenido en Serbia Karadzic, el criminal de guerra más buscado
Mladic se convierte en el gran objetivo de La Haya
Sarkozy dice que la detención es "un paso importante" de Serbia hacia Europa

Prudencia y reconocimiento

Sin embargo, la prudencia, tal y como ha quedado reflejado en el comunicado, ha sido la nota predominante entre los socios comunitarios. La Presidencia de turno francesa y otros países miembros han recalcado antes de la reunión ministerial que es pronto para hablar de descongelar el acuerdo porque aún falta por detener al ex general Ratko Mladic, jefe militar de Karadzic y al que también se le imputa la matanza de Srebrenica (Bosnia).

Aún así los responsables de Exteriores han querido reconocer la actitud del Ejecutivo serbio antes del comienzo del Consejo de ministros en Bruselas. El ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, ha destacado la voluntad del Gobierno de Tadic. Esa voluntad también ha sido reconocida por el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. "La detención demuestra el coraje, valentía y compromiso del primer ministro serbio", ha dicho Moratinos, que ha asegurado que tiene previsto reunirse en privado con su homólogo serbio para analizar la situación tras el arresto del ex presidente. "España es favorable a avanzar lo más rápidamente posible en el acercamiento de Serbia a la UE, pero hay que trabajar por el consenso de todos los estados miembros", ha añadido el ministro español.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Por su parte, el ministro británico de Exteriores, David Miliband, ha apuntado hacia el acercamiento minutos antes de la reunión del Consejo de Ministros al reconocer que la detención es "una buena noticia". "El arresto ayudará a cerrar décadas de conflicto en la región y despeja el camino para un futuro más brillante y europeo para Serbia y la región", ha puntualizado el responsable británico de Exteriores.

Acuerdo de adhesión

Serbia firmó en abril un acuerdo de estabilización y asociación con la UE, primer paso hacia la integración, pero no entregará en vigor hasta que Belgrado coopere plenamente con el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPYI). La entrega de los criminales de guerra como Radovan Karadzic es la condición que impone la UE a los antiguos contendientes en las guerras balcánicas de los años noventa para una futura adhesión. Con estos precedentes, la detención de Karadzic supone un espaldarazo a la política de acercamiento a Europa del actual ejecutivo serbio de Borís Tadic.

Quedan dos criminales libres. Ratko Mladic, el jefe militar de Karadzic y al que también se le imputa la matanza de Srebrenica, además de la general en Bosnia. Fuentes del TPIY sostienen que Mladic está bajo control de los servicios secretos serbios y que su captura depende de una orden política. El otro es Goran Hadzic, líder de los serbios de Croacia (en Krajina) durante la guerra. El TPIY le imputa la deportación y asesinato de croatas en Vukovar. Al arresto de Karadzic hay que sumar el que se produjo hace sólo un mes, el de Stojan Zupljanin, otro de los criminales de guerra de los Balcanes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS