Un juez federal da luz verde a la celebración del primer juicio en Guantánamo

Los abogados de Salim Hamdan han intentado sin éxito frustrar el proceso cuestionando la legalidad de los tribunales militares

Un juez federal estadounidense ha dado luz verde este jueves a la celebración del primer juicio por crímenes de guerra en la base norteamericana de Guantánamo (Cuba). El proceso afecta al que fuera chófer de Osama Bin Laden, el yemení Salim Hamdan, y podrá comenzar la próxima semana.

El juez de distrito James Robertson ha rechazado la petición presentada por los abogados de Hamdan, que habían solicitado la suspensión del juicio argumentando que el tribunal militar que tiene previsto juzgarle carece de la legalidad para ello. Tras escuchar durante más de dos horas en Washington los argumentos de los abogados de Hamdan y del Departamento de Justicia estadounidense, Robertson ha coincidido con los abogados que representan al Gobierno estadounidense en que el tribunal militar de Guantánamo deberá empezar el juicio el próximo lunes como estaba previsto, sin que ello contradiga los dictados del Tribunal Supremo.

El pasado mes, el Alto Tribunal estadounidense estableció que los presos de Guantánamo podrán acudir a la justicia civil estadounidense para defender sus derechos. El alto tribunal estableció que los 270 detenidos en la base estadounidense "tienen el privilegio constitucional del habeas corpus -el derecho de todo sospechoso a ser escuchado por un juez independiente sobre la legalidad de su detención-.

Los abogados de Hamdan argumentaron que el Tribunal Supremo dejó claro en su sentencia que se debe respetar los derechos fundamentales constitucionales de los detenidos. "Guantánamo fue una vez una zona libre de Constitución. Ya no lo es", defendió el profesor de Derecho de la Universidad de Georgetown Neal Katyal, uno de los letrados de Hamdan, argumentando que el juicio debería aplazarse. Pero el magistrado se ha decantado por los argumentos presentados por el adjunto al fiscal general, John O'Quinn, quien recordó que una ley aprobada en 2006 por el presidente George W. Bush establece que sólo después de que se haya celebrado el juicio, los procesados podrán acudir a la vía civil.

Hamdan, de 37 años y nacionalidad yemení, será el primer prisionero juzgado en el tribunal para crímenes de guerra en Guantánamo. Hay otros 270 detenidos en Guantánamo, una cárcel que se creó en enero de 2002 para retener a sospechosos de terrorismo capturados tras los atentados del 11-S.

Hamdan lleva detenido casi seis años, y está acusado de cargos de conspiración y complicidad y apoyo al terrorismo. Si se demuestra que cometió esos delitos podría ser condenado a cadena perpétua. Un juzgado militar decretó el pasado mes de diciembre que Hamdan ejerció de guardaespaldas del líder de Al Qaeda, y que a veces llegó a transportar armas.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50