Estado de emergencia en Mongolia por los disturbios electorales

Al menos cinco muertos y más de 300 heridos en los enfrentamientos entre la población y la policía por el fraude electoral

El presidente de Mongolia ha declarado el estado de emergencia en Ulan Bator, capital del país, después del enfrentamiento entre los manifestantes y la policía en una protesta por un supuesto fraude en las elecciones generales del domingo y que se ha saldado con al menos cinco personas muertas y más de trescientos heridas.

Aunque los resultados definitivos de los comicios no han sido aún publicados, los medios locales han informado de que el gobernante Partido Popular Revolucionario (PRPM) obtuvo más de la mitad de los 76 escaños que componen el Parlamento, conocido como Gran Hural.

A partir de ahí, miles de personas, unas 6.000 según la agencia Xinhua, salieron a las calles para denunciar para denunciar ?prácticas fraudulentas? en el escrutinio. Los manifestantes intentaron entrar en la sede del PRPM, destrozando puertas y ventanas.

El portal de noticias en inglés mongolia-web aseguró que los manifestantes prendieron fuego a la sede del partido gobernante. Según la misma fuente el incendio fue controlado por los bomberos y las fuerzas de seguridad pública, que dispararon pelotas de goma contra los manifestantes. Los disturbios se saldaron cinco personas muertas, dos de ellas por balas perdidas durante los disturbios, centenares de heridos y más de 700 detenidos.

Antes de las protestas, el opositor Partido Democrático, había solicitado a la Comisión Electoral General un recuento de los votos. Según la prensa local, el PDM habría obtenido tan sólo el 20% de los escaños del parlamento. El PRPM fue el único partido durante los 70 años de régimen comunista en el país, convertido prácticamente en una república soviética más pese a su independencia de facto.

Enclaustrado entre los gigantes ruso y chino, Mongolia tiene una población de tan sólo 2,5 millones de personas dispersas en una superficie tres veces el tamaño de España y dispone de importantes yacimientos de recursos energéticos.

Cinco personas han muerto y otras trescientas han resultado heridas en los enfrentamientos entre la policía y los miles de manifestantes que ayer tomaron la capital de Mongolia. El presidente ha declarado el estado de emergencia para tratar de controlar las protestas por un supuesto fraude en las elecciones generales celebradas el pasado domingo. SANTIAGO CASTAÑEDA / ATLAS

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50