Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maliki afirma que Irak no servirá de base para eventuales ataques a Irán

El primer ministro iraquí viaja a Teherán para entrevistarse con Ahmadineyad, que le promete ayuda para la seguridad

El primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, ha asegurado hoy al presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, que no permitirá que se use Irak como base para atacar a los países de su entorno, incluido Irán. El mandatario iraquí ha viajado al país vecino y antiguo enemigo, donde se ha entrevistado con Ahmadineyad, quien le ha prometido apoyo para afianzar la seguridad.

"Bagdad no permitiría que su suelo fuera utilizado como base para dañar la seguridad de sus vecinos, incluido Irán", ha dicho Al Maliki en Teherán. Tras la guerra que enfrentó a ambos países entre 1980 y 1988, una guerra que dejó cerca de un millón de muertos, y tras la caída del régimen de Sadam Husein por la invasión iniciada por EE UU en 2003, Bagdad y Teherán tratan de recomponer relaciones. Irán quiere convertirse en una potencia regional y, como régimen chií, apoya a los chiíes de Irak, que han sucedido en el poder a Sadam, que era suní.

La entrevista entre Maliki y Ahmadineyad ha versado también sobre el futuro papel de las tropas de EE UU en Irak y sobre el supuesto apoyo que Irán ofrece a las milicias radicales chiíes iraquíes, denunciado por EE UU. "Un Irak estable beneficiará la seguridad de toda la región y de todo el mundo", ha dicho Maliki tras reunirse con Ahmadineyad, según ha informado la agencia estatal IRNA. Por parte iraní, Ahmadineyad ha declarado que "los vecinos de Irak tienen una mayor responsabilidad de ayudar al país a establecer la paz y la seguridad".

Finalmente, ambos han tratado de economía, según ha informado la presidencia iraquí en un comunicado. "Irak desea que las empresas iraníes tomen parte en el desarrollo de sus infraestructuras", ha dicho Maliki, según la nota.