Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

McCain reta a Obama a diez debates

Las preguntas serían formuladas por la audiencia.- El equipo de Obama se ha mostrado abierto a la propuesta, aunque sugiere cambios en la estructura

El candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos, John McCain, ha invitado a Barack Obama a mantener una serie de diez debates, ahora que el demócrata ha alcanzado los delegados suficientes para ser nominado candidato a la Casa Blanca. Los debates, a razón de uno por semana hasta la convención del Partido Demócrata en agosto, se celebrarían en distintos ayuntamientos del país y en ellos la intervención de los moderadores sería escasa, ya que el protagonismo correría a cargo de las preguntas del público.

El equipo de campaña del señador de Illinois se ha mostrado abierto a la idea, aunque no ha confirmado su participación en un debate que, según diversos expertos, acentuaría claramente las diferencias ya visibles entre los dos aspirantes a suceder a George W. Bush en el cargo. Además, el equipo de Obama ha presentado una serie de sugerencias al modelo de debate propuesto por John McCain. "Recomendamos un formato menos estructurado y más largo", ha declarado David Plouffe, responsable de la campaña del demócrata, "uno que se asemeje más a los debates históricos entre Abraham Lincoln y Stephen Douglas".

Las divergencias entre los modelos políticos de un candidato y otro son visibles. Frente a la imagen de experiencia y autoridad que vende McCain se encuentra la energía y juventud del demócrata. Mientras el republicano, de 71 años, critica la falta de experiencia y madurez de Obama, este insiste en que McCain es un prisionero del pasado, al vincularlo con la impopular presidencia de George W. Bush y debates obsoletos.

En relación al origen de esta propuesta, el senador republicano se ha referido a un acuerdo de 1963 por el que el entonces presidente Kennedy y el senador Barry Goldwater una iban a enfrentarse en una serie de debates como parte de la campaña electoral de 1964. Los encuentros no llegaron a producirse porque Kennedy fue asesinado antes del inicio de la campaña.

McCain también ha propuesto a su rival que llegado el momento viajen juntos al primer debate, como gesto simbólico.