_
_
_
_
_

El Dalai Lama acerca posturas entre China y Tíbet

El líder religioso, de visita en Londres, llama a los tibetanos a abandonar las protestas contra los JJ OO

El Dalai Lama ha llamado hoy al pueblo tibetano a "explorar" la posibilidad de establecer "relaciones amistosas" entre China y Tíbet. El líder religioso ha apelado también a los tibetanos a abandonar las protestas promovidas contra los Juegos Olímpicos como contestación a la ocupación que China mantiene desde el siglo pasado. El líder religioso ha afirmado que aceptaría una invitación para asistir al evento deportivo, que el próximo verano se celebrará en Beijing, pero sólo en caso de que permitiese mejorar las relaciones con el Ejecutivo de Hu Jintao.

En una rueda de prensa ofrecida en Londres con motivo del viaje de diez días que ayer inició a Reino Unido, el Dalai Lama ha pedido "respeto" al recorrido efectuado por la antorcha olímpica en un contexto en el que el su Gobierno en el exilio ha propuesto, a través de su página web, suspender las protestas contra la ocupación que regularmente se registran ante las embajadas de China, al menos durante un mes, mientras el país afronta las consecuencias del terremoto de Sichuan, que ha acabado con la vida de más de 40.000 personas.

Más información
Sting canta por el Tíbet

Apoyo a los Juegos Olímpicos

El comunicado recoge la recomendación con la que el propio líder religioso propone "explorar las posibilidades de relaciones amistosas" entre ambos territorios. Ante miembros de las dos cámaras del Parlamento británico , el líder religioso ha insistido en la necesidad de poner fin a la polémica relacionada con los Juegos, una apelación dirigida "particularmente a los tibetanos" ante la previsión de que la antorcha recale en la ciudad de Lhasa entre el 20 y el 21 de junio. "No deberían trastornar la visita", ha matizado.

El Dalai Lama ha añadido que "desde el principio" dejó "claro el pleno apoyo a los juegos", ya que el emblema es "parte de ellos, hay que respetarlo y protegerlo", en especial a la vista de los episodios registrados en algunas de las escalas por las que ha pasado, particularmente Londres y París, donde el recorrido hubo incluso de ser interrumpido. Además, ha asegurado que estaría dispuesto a asistir a su celebración en Beijing, si bien reconoció que su presencia es improbable: "No he tenido ninguna indicación acerca de una invitación".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

No obstante, ha destacado que "algunos chinos" reclaman su presencia y, por ello, ha añadido que "si la situación en el Tíbet fuese a mejorar y hubiese una solución a largo plazo" estaría "preparado" para asistir, en respuesta a las voces del Gobierno chino que reiteradamente lo acusan de promover las protestas contra la cita deportiva que tendrá lugar el próximo mes de agosto.

Polémica diluida con Brown

EL Dalai Lama ha aprovechado su intervención ante los medios de comunicación para restar trascendencia a la polémica que rodea su visita a Gran Bretaña debido a que no será recibido en el número 10 de Downing Street por el primer ministro, Gordon Brown, sino en la residencia oficial del Arzobispo de Canterbury, interpretado por los activistas pro Tíbet y parte de la clase política como una concesión al Gobierno cino: "Expreso mi aprecio al primer ministro por mostrar una preocupación genuina por el Tíbet".

EL Dalai Lama ha subrayado que su presencia en las islas "es no política" y que son los medios de comunicación los que la "politizan", si bien ha confirmado que, "desde luego", en el encuentro que el proximo viernes mantendrá con Brown prevé "trasladar las gracias" por su atención al conflicto de su pueblo. Por su parte, el portavoz del mandatario británico también ha ignorado la importancia del lugar de la cita: "Hasta donde nos preocupa, la cuestión aquí es la reunión y el hecho de que va a tener lugar", ha explicado

Por último, el líder religioso en el exilio ha recordado que las últimas dos ocasiones en las que el líder religioso estuvo en Reino Unido "no se entrevistó con el por entonces primer ministro", aunque en esta ocasión las citas políticas no se ceñirán al actual inquilino del número 10 de Downing Street, ya que el Dalai Lama también prevé sentarse con el líder conservador, David Cameron, o el propio Príncipe Carlos, conocido por su apoyo a la causa tibetana, si bien su portavoz ha avanzado que entre las cuestiones que se pondrán sobre la mesa figurarán "intereses en materias espirituales".

El Dalai Lama, en el Palacio de Westminster, en Londres.
El Dalai Lama, en el Palacio de Westminster, en Londres.AFP

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_