Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medvédev recoge el bastón de mando en Rusia

El nuevo presidente, que sustituye a su mentor Putin, asume el cargo en una ceromina solemne en el Kremlin

Con paso confiado y semblante serio, Dmitri Medvédev ha recogido hoy el bastón de mando en Rusia durante una ceremonia solemne celebrada en el Gran Palacio del Kremlin. Ante más de 2.000 dignatarios y con 31 salvas de artillería, Medvédev ha tomado posesión como nuevo presidente ruso, en sustitución de Vladimir Putin, su mentor.

Con la diestra sobre un ejemplar de la Carta Magna, el nuevo presidente ha jurado defender la Constitución y los derechos de los ciudadanos. Medvédev ha puesto su mano sobre una copia con cubiertas de piel roja de la Constitución rusa para prestar juramento de su cargo en la Sala San Andrés de la sede de la presidencia: "Juro (...) respetar y defender los derecho y libertades del hombre y ciudadano, cumplir y proteger la Constitución de la Federación Rusa, defender la soberanía, la independencia, la seguridad e integridad del Estado, servir lealmente al pueblo", ha dicho el recién nombrado mandatario ruso.

Apenas dos horas y media después de la investidura, Medvédev, como nuevo presidente, ha propuesto formalmente a la Duma (Cámara de Diputados) la candidatura de Putin al cargo de primer ministro. La Duma se pronunciará en su sesión de mañana sobre la candidatura de Putin a la jefatura del Gobierno.

Medvédev, quien llega al cargo porque así lo decidió Putin, pone fin oficialmente a ocho años de gobierno de su mentor. Sin embargo, la transferencia de poderes no dejará mal situado al ex agente de la KGB, que no suelta del todo las riendas del poder.

El presidente saliente de Rusia aceptó la oferta de encabezar el partido oficialista Rusia Unida (RU), que le servirá para blindar su futuro político como primer ministro y consolidar más aún su capacidad de maniobra en el país. Putin será el nuevo primer ministro y prepara una reforma del puesto que le otorgue más poderes, con posibilidad de controlar a los gobernadores provinciales.