Reino Unido endurecerá con escáneres faciales los controles en los aeropuertos

Londres implantará esta tecnología a partir del verano para comparar la identidad del pasajero con la imagen de su pasaporte

Reino Unido estudia endurecer sus controles en los aeropuertos. A la ya exigente vigilancia a la que se han tenido que ir acostumbrando los pasajeros, Londres sumará a partir del verano un sistema de reconocimiento facial con escáner para comprobar la identidad de los viajeros, que deberán pasar a través de un arco que comparará la imagen con la de su pasaporte, según informa hoy el diario británico The Guardian.

Los responsables de la seguridad en los aeropuertos consideran que esta tecnología puede resultar de gran ayuda para mejorar la circulación, al tener más herramientas para detectar a pasajeros que intentan introducirse con identidad falsa.

El proyecto se iniciará con ciudadanos de los 27 países miembros de la UE. El inconveniente, según las autoridades, es la reacción que pueda provocar en los pasajeros, cada vez más presionados por los férreos sistemas de vigilancia. Para asegurar que no pase ninguna persona que aparezca en una lista de sospechosos, el sistema puede pecar de excesiva cautela, con lo que habrá "falsos negativos", es decir que algunos pasajeros pueden verse injustamente rechazados, según The Guardian.

El Gobierno aún no ha decidido en cuántos aeropuertos se podría implantar este nuevo mecanismo de vigilancia. Si el experimento da buenos resultados, el objetivo a medio plazo es ampliar la tecnología a todos los aeropuertos británicos. "El dispositivo de seguridad en las fronteras británicas es uno de los más estrictos del mundo", afirma el ministro de Inmigración Liam Byrne. "La policía de las fronteras del Reino Unido va a probar este año los arcos de seguridad y, si su funcionamiento es eficiente, se instalará en todos los aeropuertos importantes", añade.

Actualmente existen ya controles de reconocimiento del iris en algunos aeropuertos británicos, pero están destinados a personas en viajes de negocio que se registran con antelación. El índice de rechazos en los reconocimientos del iris es de entre un 3% y un 5%. El llamado Proyecto Semáforo, primera fase del programa de fronteras electrónicas del Gobierno británico, sigue ya los movimientos de 30 millones de pasajeros al año por el Reino Unido. El objetivo del Ministerio del Interior es controlar hasta un 60% de todos los pasajeros y tripulantes con el nuevo sistema de puertas automáticas para diciembre del próximo año y llegar al 95% para diciembre de 2010.