Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kostunica condena la declaración del "falso estado" de Kosovo

Rusia pide una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU.- La OTAN mantendrá las tropas.- El Vaticano pide prudencia

El primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, ha condenado hoy la declaración oficial del "falso estado de Kosovo" y ha llamado a la unidad de los serbokosovares, anunciando la puesta en marcha de protestas "por todo el mundo" para denunciar lo que ha considerado "una violación de la ley internacional", en declaraciones recogidas por la cadena británica BBC.

También el presidente de Serbia, Boris Tadic, se ha mostrado contrario a la declaración kosovar. Tadic ha afirmado que su país "no reconocerá nunca la independencia de Kosovo".

Por su parte, Rusia ha pedido hoy una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para anular la proclamación unilateral de la independencia de la provincia serbia de Kosovo. Así lo ha anunciado la portavoz de la misión rusa ante Naciones Unidas en Nueva York, María Zajárova, a la agencia oficial rusa Itar-Tass.

MÁS INFORMACIÓN

También el Vaticano ha hecho sus primeras declaraciones con respecto a la situación de los Balcanes y ha pedido "responsabilidad política y prudencia a serbios y kosovares", según la agencia Ansa.

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Sheffer, ha hecho un llamamiento a "la máxima contención y moderación" de todas las partes en Kosovo, tras la proclamación unilateral de independencia, y ha convocado para mañana una reunión del Consejo Atlántico, máximo órgano decisorio de la Alianza. También ha comunicado que seguirá manteniendo sus tropas en Kosovo pese al nuevo estatus.

En España, la portavoz del Gobierno Vasco, Miren Azkarate, ha dicho hoy que el proceso de independencia de Kosovo supone una "lección sobre el modo de resolver de manera pacífica y democrática conflictos de identidad y pertenencia". Sin embargo, la responsable de Exteriores del PSOE, Elena Valenciano, ha explicado hoy que su grupo no es partidario de "la creación de nuevos Estados sobre la base de diferencias étnicas", ya que el ejemplo de Kosovo podría "arrastrar a otras situaciones de desestabilización" en la región.