Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Pentágono planea derribar un satélite espía inutilizado

Bush ha decidido que se destruya la nave antes de que ingrese a la atmósfera, por posibles daños si cae en áreas populosas

El Pentágono planea derribar un satélite espía inutilizado antes de que entre en la atmósfera y así prevenir una potencial filtración mortal de gases tóxicos emanados por los tanques de combustible de la nave. Funcionarios del Departamento de Defensa estadounidense han informado hoy que el presidente George W. Bush optó por el plan de destruir el satélite, de 2.270 kilos y del tamaño de una furgoneta pequeña, con un misil disparado desde un barco de la Marina estadounidense, después de que sus asesores de seguridad le avisaran que el regreso de la nave a la Tierra podría provocar un accidente mortal.

Los militares del Pentágono han informado que esperan derribar al satélite poco antes de que llegue a la atmósfera y reconducir sus restos hacia aguas oceánicas.

Cada año, miles de objetos espaciales caen a la Tierra, pero generalmente se esparcen por grandes áreas y nunca se ha informado de que haya habido heridos por este motivo.

"Lo que hace este caso un poco diferente es la posibilidad de que al descender a la superficie de la Tierra pueda liberar gran parte de los 454 kilos de combustible hidracina como un gas tóxico", ha informado James Jeffries, asistente del presidente y sub-asesor nacional de seguridad.

Ha agregado en una rueda de prensa en el Pentágono que es poco probable que el satélite caiga en áreas muy populosas y ha tratado de reducir la alarma al describir el peligro de los gases tóxicos como limitados. Pero ha aclarado que "hay suficiente riesgo para que el presidente se muestre preocupado por la seguridad de los humanos".

El satélite es una nave clasificada de la Oficina Nacional de Reconocimiento y fue lanzado desde una base aérea en California en 2006, según fuentes del Gobierno. Se perdió el contacto con el satélite poco después de que alcanzara su órbita y se encuentra a unos 280 kilómetros de altura de la superficie terrestre.