Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'supermartes' deja un empate técnico entre Barack Obama y Hillary Clinton

Obama gana en 13 estados, por ocho de su rival.- Sin embargo, la senadora gana en los estados clave, lo que más delegados aportan.- John McCain se consagra como el favorito en la carrera republicana

Madrid / Nueva York / Washington

Too close to call. Con esta frase, que viene a decir "demasiado apretado para declarar un vencedor" podría resumirse el supermartes demócrata. Hillary Clinton y Barack Obama seguirán luchando por convertirse en el candidato demócrata a la presidencia de EE UU. Ambos se han repartido Estados, colectivos, delegados, para llegar a una foto finís de infarto. La ligera ventaja para la senadora por Nueva York que se avistaba tras el cierre de las urnas se ha ido convirtiendo con el paso de las horas en un empate técnico. Obama, que hace un mes no contaba apenas en las encuestas, ha recortado la desventaja y se ha llevado más estados -13, frente a los ocho de su rival, que ha ganado en los más decisivos. Hillary mantiene una ligera ventaja en el reparto total de delegados, pero Obama no está acabado. Nada ha quedado decidido en el supermartes.

A falta de datos oficiales hay que recurrir a las proyecciones. Según las de la agencia AP, que cita la web de The New York Times, Clinton consiguió en la jornada de ayer 584 delegados, por 563 de Obama. Sumados a los que ya habían obtenido en las jornadas anteriores, la senadora por Nueva York acumularía 845, frente a 765 de Obama. Para asegurarse la nominación demócrata se necesitan al menos 2.205.

Más clara parece la pugna por la candidatura republicana. Según AP, McCain consiguió en la jornada de ayer 511 delegados, por 176 de Romney y 147 de Huckabee. Con estos datos McCain sumaría ya 269 delegados en total, frente a 190 de Huckabee. Para conseguir la nominación se requiere un total de 1.681. Washington Post ofrece una ventaja menor de McCain, pero igualmente concluyente. Según este diario, el ex militar se habría asegurado ayer 455 delegados y suma ya 567; Romney 173 (266) y Huckabee 147 (190).

Si finalmente se confirma la ligera ventaja de Clinton, California habrá sido clave. Y sobre todo el voto latino, que ha dado una victoria abrumadora a la ex primera dama, que según las proyecciones se ha impuesto con un 53% de los votos, frente al 37% de Obama. Una paliza que puede poner a la Clinton un paso por delante, al conseguir más delegados. No obstante, quedan más o menos la mitad de delegados por asignar en las primarias que aún quedan por celebrar antes de la convención demócrata de Detroit en verano.

Sin embargo, Obama, que ha recortado una ventaja de más de 20 puntos a nivel nacional, no ha dicho su última palabra. Desde Chicago, ha dicho que seguirá luchando, sigue aferrado a su lema: "Yes, we can" ("sí, podemos"). "Nuestra hora ha llegado y nuestro movimiento es real. El cambio llega a América", ha declarado Obama. "Lo que comenzó como un susurro, pronto atravesó los campos de Iowa hasta llegar a números nunca vistos antes", ha dicho, en referencia a la espectacular progresión de su campaña.

Emoción y adelantamientos

La noche comenzaba de cara para Obama, con victorias en Illinois, estado por el que es senador, y Georgia. A medida que avanzaba la noche electoral, las cosas han ido mejorando para la senadora a medida que avanzaba la larga noche electoral, hasta culminar con la victoria de California. Pero antes había llegado la de Nueva York, estado que la vio nacer como política y que ella ha empleado como lanzadera para su candidatura. Clinton ha ganado además en Arizona, Arkansas, Massachussets, Nueva Jersey, Oklahoma y Tenneesee.

Mientras, Obama, tras hacerse con Georgia e Illinois, su patria chica, el estado por el que es senador y donde comenzó a trabajar, ha conseguido la victoria en Alabama, Delaware, Kansas, Idaho, Colorado, Dakota del Norte, Utah, Connecticut, Misuri, Alaska y Minnesota.

Los hispanos, con Hillary; los negros, con Obama

Como ha sido tónico en las primarias y caucuses celebrados hasta ahora, Clinton se ha llevado el voto latino, especialmente en Nueva York, Arizona y California. Mientras, Obama ha cosechado triunfos en los estados de mayoría negra, como Alabama o Georgia.

Tras conocer su victoria en Nueva York, Hillary Clinton ha comparecido ante las cámaras junto a cientos de simpatizantes para expresar su satisfacción por haber ganado en el Estado que ella representa como senadora. La ex primera dama ha subrayado que su victoria ahí demuestra que los estadounidenses quieren a un "presidente preparado desde el primer día" de su mandato. Rodeada de sus simpatizantes en Manhattan, ha dicho que "éssta es nuestra noche, es la noche de Estados Unidos", aunque se ha referido a su rival para felicitarle "por sus victorias de esta noche". De cara a los próximos debates y elecciones, se muestra segura "sobre cómo hacer de éste un país mejor para la próxima generación, porque ése es el trabajo de mi vida".

En Chicago, Barack Obama ha salido tras el cierre de las urnas en California y ha arengado a sus seguidores diciéndoles que "nuestra hora ha llegado y nuestro movimiento es real. El cambio llega a América", ha declarado Obama. Igual que Clinton, Obama tampoco se ha olvidado de felicitar a su rival, por la que dice sentir un profundo "respeto a Clinton y las victorias que ha obtenido y que ha aceptado con gracia extraordinaria".