Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel castiga a Gaza con bombardeos y cierra la entrada de ayuda

El Gobierno anunció que endurecería su campaña contra los militantes palestinos por el lanzamiento de cohetes.- Derribado el edificio del Ministerio del Interior de Hamás

Tal y como anunció el primer ministro israelí, Ehud Olmert, Israel está apretando el puño contra la franja de Gaza, controlada por el Movimiento de Resistencia Islámica Hamás. Hoy ha lanzado varios ataques aéreos, uno de los cuales ha destruido el edificio que servía como Ministerio del Interior del gobierno de Hamás. Además, desde primera hora ha sellado los pasos fronterizos con Israel, impidiendo el paso de la ayuda humanitaria de la que dependen miles de personas. Según Tel Aviv, estas medidas son la respuesta al lanzamiento de cohetes Qassam hacia territorio israelí.

Horas después del cierre ordenado a primera hora de la mañana, helicópteros israelíes han bombardeado varios puntos de la ciudad de Gaza. Uno de los objetivos ha sido el edificio del Ministerio del Interior, de cuatro pisos, que ha quedado completamente destruido. Al parecer, el edificio estaba vacío en el momento del bombardeo, según fuentes de Hamás, pero una mujer ha muerto y otras 30 personas que se encontraban en los alrededores han resultado heridas.

Se trata del primer ataque israelí contra un edificio del Gobierno de Hamás desde que los activistas del movimiento conquistaron por la fuerza el territorio expulsando a los simpatizantes del partido del presidente palestino, Al Fatah.

Sin ayuda

El ataque se ha producido horas después de que se ordenara el cierre total de los pasos fronterizos enre Gaza e Israel, incluso al paso de la ayuda humanitaria. La decisión se ha producido después de que Israel anunciara su intención de endurecer su campaña militar contra los militantes radicales de Hamás y Yihad Islámica, a los que responsabiliza del lanzamiento diario de misiles Qassam sobre las poblaciones del sur de Israel. Según datos israelíes, en los últimos tres días han caído 110 de esos cohetes, que no han producido daños personales. Sólo esta semana, más de 30 miliantes de Hamás han muerto a manos de los soldados israelíes en Gaza, un pequeño territorio superpoblado por cerca de un millón y medio de palestinos.

La Agencia de Naciones Unidas para la ayuda a los palestinos (UNRWA), que suministra alimentos a los refugiados palestinos de Gaza, ha informado de que los soldados israelíes no han permitido esta mañana el paso de sus camiones cargados de ayuda humanitaria, al contrario que el resto de días. "Gaza está cerrada a cal y canto. Esto sólo empeorará aún más una situación ya de por sí dura", ha declarado Christopher Gunness, portavoz de la agencia, que mantiene tiendas de alimentos en la franja, pero que podrían sufrir desabastecimiento si se mantiene el bloqueo.

Por orden del Ministerio israelí de Defensa, los pasos fronterizos de Gaza con Israel están cerrados para todo tipo de bienes, excepto para los llamados "casos humanitarios", que deben recibir por adelantado la aprobación del ministro de Defensa, Ehud Barak, según ha informado un portavoz del departamento. "Es inconcebible que abramos los pasos a los palestinos y pongamos en peligro las vidas de nuestra gente", ha dicho el portavoz. En todo caso, "si se acaba la leche en Gaza, se le pedirá al ministro que apruebe el suministro de leche y entrará, no queremos matar de hambre a la población de Gaza".

Mientras, La ofensiva contra los activistas proseguía esta mañana tras varios días en los que la presencia militar israelí en Gaza ha sido masiva y muy sangrienta. El martes, al menos 19 palestinos, entre ellos 16 militantes, murieron a manos del ejército israelí. Esta mañana, un militante palestino ha muerto víctima de un ataque aéreo israelí en Gaza y otro, miembro de Al Fatah, el partido del presidente palestino, Mahmud Abbas, ha sido abatido en Nablus (Cisjordania).

La escalada militar israelí en Gaza ha obligado a Abbas a denunciar que la violencia amenaza el recién retomado proceso de paz, reanudado tras la cumbre de Annapolis (EE UU).