Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren al menos 15 personas en la última jornada del año en Irak

El mando norteamericano ha anunciado la detención del supuesto cabecilla de una red terrorista, cuya identidad no ha especificado

Al menos 15 personas han muerto hoy en Irak en distintas acciones de violencia ocurridas en varias localidades del país, en una jornada en la que también se ha anunciado la detención de 18 supuestos insurgentes.

La acción más mortífera ha tenido lugar en la localidad de Tarmiya, 30 kilómetros al norte de Bagdad, donde 11 personas han muerto, entre ellas cinco niños, en un atentado suicida contra un puesto de control, gestionado por milicianos tribales pro gubernamentales.

Un miembro de los clanes pertenecientes a los llamados Consejos de Salvación -milicias tribales que colaboran con las tropas de EEUU e iraquíes en su lucha contra los insurgentes- ha muerto por una explosión contra el puesto de carretera en el que se encontraba en la ciudad de al Iskandariya, 50 kilómetros al sur de Bagdad.

Estos atentados tienen lugar un día después de la difusión de un mensaje del dirigente de la red terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden, en el que arremetió contra los Consejos de Salvación en Irak.

Asimismo un policía, un guardia fronterizo y un soldado iraquíes han perdido la vida en dos ataques diferentes, según la policía. En Mosul, 400 kilómetros al norte de Bagdad, un policía ha muerto como consecuencia de los disparos de un francotirador. Por su parte, el guardia fronterizo y el soldado han perdido la vida por el estallido de una carga explosiva al paso de su patrulla en la ciudad de Mandali, cercana a la frontera entre Irak e Irán, en la provincia de Diyala.

Detención de insurgentes

Asimismo, el mando militar norteamericano ha anunciado la detención del supuesto cabecilla de una red terrorista, cuyo nombre no ha especificado, en una operación militar desarrollada en la zona de Al Husainiya, al noreste de Bagdad.

Según la nota, el sospechoso, cuya identidad no ha trascendido, pertenece a un "grupo especial de una red criminal", forma en la que el Ejército estadounidense suele denominar a las milicias chiíes que reciben el respaldo de los Guardias de la Revolución iraní.

A esta detención se suma la de al menos otros 18 supuestos insurgentes durante una operación policial desarrollada en el suroeste de Kirkuk.