Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China aplaza hasta 2017 el sufragio universal en Hong Kong

Estaba previsto que la ex colonia británica pudiera elegir a sus gobernantes en 2012

La Asamblea Nacional Popular china ha abierto hoy la posibilidad de que Hong Kong pueda elegir democráticamente a su jefe ejecutivo en 2017, pero no en 2012, en una sesión que también supuso la salida del Gobierno del ministro de Comercio Bo Xilai, uno de los políticos más carismáticos de la China reciente. El Comité Permanente de la ANP emitió una decisión sobre las elecciones hongkonesas en la que aseguró que "los comicios de 2012 para elegir al cuarto jefe ejecutivo no serán por sufragio universal", pero abrió las puertas a que sí pueda elegirse posteriomente "si se cumplen las adecuadas condiciones". El texto de la ANP asegura que "en un momento previo a la elección de jefe ejecutivo por sufragio universal", aquél que entonces sea mandatario de Hong Kong "enviará un informe al Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular sobre la enmienda del método de elección".

Cierta decepción

La decisión fue calificada de "paso más adelante en el futuro político de Hong Kong" por el actual jefe ejecutivo de ese territorio, Donald Tsang, quien dio por hecho que en 2017 habrá elecciones libres, mientras que para los partidarios de la democracia ha supuesto cierta decepción, aunque no inesperada. "La decisión de Pekín es realmente decepcionante, y no veo ninguna sinceridad en ella", aseguraba, incluso antes de que se hiciera oficial el informe de la ANP, el histórico líder del sector pro democracia hongkonés, Martin Lee, citado por el diario "South China Morning Post".

La alianza pan-demócrata hongkonesa organizó hoy manifestaciones de apoyo a la democratización en diversos puntos de la ex colonia británica. Hong Kong, que tampoco tuvo sistema democrático durante la soberanía británica (el gobernador era designado por Londres), obtuvo al regresar a la "madre patria" china, en 1997, la promesa de que se le concedería un alto grado de autonomía y la posibilidad,

a medio plazo, de elegir a sus mandatarios.

Pese a ello, en los 10 años de soberanía china el sistema sigue sin cambios, con unas elecciones en las que se elige por sufragio universal sólo a la mitad de los 60 miembros del Consejo Legislativo (LegCo) mientras que un jefe ejecutivo es designado por un comité no electo de 800 miembros, formado por una oligarquía próxima a Pekín. La mitad "no democrática" de los escaños del LegCo es designada por 160.000 ciudadanos de Hong Kong (territorio de 7 millones de habitantes), en su mayoría directivos y empleados de compañías hongkonesas, también con una amplia presencia de afines al régimen comunista.

Otro asunto que deben consensuar los partidarios de la democratzación y los sectores afines a Pekín es la reforma democratizadora de esas elecciones legislativas, a la que también abre la puerta la decisión de hoy en Pekín, aunque igualmente sin citar fechas específicas. Los prodemócratas esperaban que en las elecciones de 2012, si no se conseguía al menos la libre elección del jefe ejecutivo, sí se accediera en cambio a poder votar un mayor número de miembros del LegCo (los prodemócratas habían pedido 45 del total de 60).

No en vano, una enmienda al sistema de elección del jefe ejecutivo y otra para el del propio Consejo Legislativo necesitan la aprobación de al menos dos tercios del LegCo hongkonés, según ratificó la decisión tomada hoy por la ANP.