Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición a Morales paraliza Bolivia

Partidarios del presidente aprueban leyes pese a los opositores congregados frente al Parlamento

Seis de los nueve provincias de Bolivia secundaron de forma masiva este miércoles la huelga general contra la Constitución que pretende aprobar el gobierno de Evo Morales, a quien los dirigentes de estas regiones acusan de violar las leyes y los Derechos Humanos por su presunta aspiración de concentrar poder y perpetuarse en el puesto.

El paro se ha cumplido al menos en las capitales departamentales de Santa Cruz, Cochabamba, Tarija, Beni, Pando y Chuquisaca, según coincidentes informes de los dirigentes cívicos y las prefecturas de esas regiones.

Las protestas aumentaron con la aprobación por parte del oficialismo y cuatro legisladores suplentes, a medianoche del martes, de una ley en el Congreso que suprime recursos a las prefecturas (gobernacones) departamentales para pagar una renta a los ancianos, ley que el presidente de esta nación promulgó hoy.

Los dirigentes cívicos de las regiones en protesta han coincidido en señalar que el paro es "contundente", aunque el gobierno ha rechazado tal valoración. El portavoz presidencial, Alex Contreras, ha dicho que la huelga es "un paro político" y que el seguimento de esta es parcial. Además, ha indicado que la medida responde a la presión de las organizaciones regionalistas violentas, sobre todo en la ciudad de Santa Cruz, en el este de Bolivia, principal bastión de la oposición.

Dos leyes adelante

Mientras, los congresistas afines a Morales han aprobado dos leyes mientras decenas de campesinos afines al Gobierno impedían a los opositores entrar en el Parlamento. Frente al rechazo del grupo de opositores congregado en Sucre, el Gobierno ha logrado reunir a los congresistas suficientes para deliberar y aprobar las leyes. Para ello, se han convocado a algunos suplentes de diputados y senadores que venían a reemplazar a los titulares que se les negaba el acceso al Congreso, en la plaza Murillo de La Paz, según han informado canales de televisión bolivianos.

El líder de la mayor fuerza opositora, Poder Democrático y Social (Podemos, derecha), el ex presidente Jorge Quiroga (2001-02), ha denunciado en rueda de prensa que el cerco campesino es una demostración más de "la escalada" oficialista para "establecer un régimen tiránico". Quiroga ha mostrado las fotos de los parlamentarios de oposición que, según él, han estado retenidos por los campesinos en la plaza para impedirles pasar.

Sin embargo, algunos parlamentarios de la oposición han logrado entrar disfrazados, burlando de esta manera la maniobra del Gobierno.

Carta Magna

El sábado pasado los constituyentes oficialistas se recluyeron en un colegio militar de Sucre, capital oficial del país, sin representantes de la oposición, para aprobar en primera instancia el proyecto de Carta Magna de Morales, en medio de disturbios que causaron tres muertos y 300 heridos.

La ley de convocatoria de la Asamblea obliga a ese foro a deliberar en Sucre, donde hay una oposición radical porque los oficialistas no quieren tratar la demanda de esa ciudad de volver a ser sede del Gobierno y el Parlamento, que están en La Paz desde 1899.

La oposición rechazó esa aprobación y denunció que los partidarios de Morales violaron el reglamento de la Constituyente, y el colegio nacional de abogados la declaró "nula", pero el Gobierno anunció que seguirá el proceso unilateralmente y se reformó la ley de convocatoria para facilitarlo.