Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevos disturbios en París pese a las llamadas a la calma de Sarkozy

Las protestas por la muerte de dos jóvenes que chocaron con un coche de policía dejan 30 agentes heridos, tres de ellos graves, y decenas de vehículos calcinados

Grupos de jóvenes han protagonizado este lunes nuevos disturbios en un barrio conflictivo a las afueras de París, después de los episodios de violencia del pasado sábado tras la muerte de dos adolescentes que viajaban en moto y chocaron con un coche policial. La reanudación de los altercados se ha producido pese a los llamamientos a la calma lanzados por las autoridades y por los propios familiares de los dos jóvenes de 15 y 16 años respectivamente.

En los disturbios del domingo en Villiers-Le-Bel y otras localidades vecinas, 30 policías resultaron heridos, tres de ellos graves. Varios comercios, dos comisarías, y diversas cabinas telefónicas o paradas de bus fueron incendiados por grupos de jóvenes.

"Llamo a todos a la calma y a dejar que el sistema de justicia decida quienes fueron los responsables", ha dicho en Pekín el presidente francés, Nicolas Sarkozy, donde está de visita oficial.

Los primeros datos de la investigación, según la Fiscalía, han cofirmado la versión de los policías de que no tuvieron ninguna responsabilidad en los hechos.

A ultima hora de la tarde, decenas de jóvenes se han enfrentado con las fuerzas de seguridad cerca del lugar del accidente. Las protestas han terminado con varios coches incendiados, incluido uno de la policía, y cubos de basura. Los jóvenes han arrojado botellas y otros proyectiles contra las fuerzas del orden, que han respondido con gases lacrimógenos, según han informado medios locales.

Más presencia policial

Ante el temor de que se desate más violencia esta noche, las autoridades han desplegado a unos 160 agentes antidisturbios en Villiers-Le-Bel para reforzar a los policías locales, informó la Prefectura.

Previamente, entre 200 y 300 personas, en su mayoría adolescentes, han protagonizado una marcha silenciosa por la localidad, detrás de un cartel con fotografías de los dos muertos con el texto: descansa en paz. Muerto el 25 de noviembre de 2007. Muerto por nada.

En una entrevista a la emisora France info el alcalde de Villiers-le-Bel, Didier Vaillant, ha pedido a los habitantes que hagan lo posible "para que la ciudad recupere la calma". Vaillant ha exigido también "una investigación imparcial y lo más rápido posible" sobre la causa que originó los disturbios.

Hace dos años, la muerte de dos adolescentes por electrocución al refugiarse en un transformador eléctrico cuando se creían perseguidos por agentes en un barrio conflictivo a las afueras de París, desató tres semanas de violencias en decenas de zonas periféricas de la capital y otras grandes ciudades de Francia.