Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush entrega la Medalla de Oro del Congreso estadounidense al Dalai Lama

El presidente estadounidense insta al Gobierno chino a que reciba al líder tibetano para iniciar un proceso de diálogo

El presidente estadounidense, George W. Bush, ha entregado este miércoles la Medalla de Oro del Congreso estadounidense al Dalai Lama, en un acto que ha suscitado las protestas de China, que considera al líder tibetano un separatista. Durante su intervención, Bush ha instado al Gobierno chino a que reciba al Dalai Lama para abrir un proceso de diálogo. "Verán que es hombre de paz y de reconciliación", ha recalcado el mandatario estadounidense.

"Es un honor estar con usted aquí", ha comentado Bush al líder tibetano antes de hacerle entrega de la más importante condecoración civil de Estados Unidos. "Nos sentimos cerca de este hombre de paz que vive al otro lado del mundo", ha insistido.

Buah ha calificado a Tenzin Gyatso, el XIV Dalai Lama, como "un hombre de fé, sinceridad y paz", resaltando que "se ha granjeado el respeto del pueblo estadounidense". El presidente norteamericano ha querido resaltar la vinculación del pueblo tibetano con Estados Unidos y ha defendido la libertad religiosa como uno de los pilares básicos de la democracia en su país.

"Es la primera garantía que ofrece la Constitución y sigue definiendo nuestro estilo de vida", ha señalado. En este sentido, Bush ha criticado la "tozuda represión de las religiones" durante el siglo XX, en una referencia a la actuación de las autoridades chinas.

Llamada al diálogo

El presidente estadounidense ya había instado esta tarde a las autoridades chinas a entablar un diálogo con el líder tibetano durante una rueda de prensa celebrada en la Casa Blanca. "Le he dicho a los chinos que la libertad religiosa le conviene a su propia nación. También les he dicho que creo que les beneficiará reunirse con el Dalai Lama y lo repetiré en la ceremonia de hoy en el Congreso", había avanzado Bush.

El mandatario norteamericano, que ayer recibió en la Casa Blanca al líder tibetano, insitió en que el Gobierno de China acepte una visita a su país del Dalai Lama, tras afirmar que es "un hombre de paz y reconciliación". "Es del interés del Gobierno que le permitan viajar a China y reunirse con él", ha recalcado Bush, al recordar que coincide con el líder tibetano en su apoyo a la libertad religiosa.

Protestas de China

China, sin embargo, ha calificado de "farsa" lo que considera iniciativas separatistas del Dalai Lama e incluso ha advertido de que la concesión de la medalla al líder tibetano podría perjudicar a las relaciones con Estados Unidos. "El protagonista de esta farsa es el Dalai Lama", ha declarado en Pekín el director general de Asuntos Religiosos, Ye Xiaowen, durante el congreso del Partido Comunista Chino.

En protesta por la medalla concedida al líder tibetano, China se ausentó recientemente de una reunión internacional para tratar el programa nuclear iraní. También canceló un encuentro anual sobre derechos humanos con Alemania, poco después de que la canciller alemana, Angela Merkel, recibiera en septiembre al Dalai Lama.