Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LENIN MORENO | Vicepresidente de Ecuador

"El camino de Ecuador es el socialismo del siglo XXI"

El vicepresidente de Ecuador, Lenin Moreno Garcés (1953), asegura que su Gobierno impulsa la elaboración de una nueva Constitución para superar la actual, que fue elaborada "con tantos errores, deficiencias y falta de transparencia que hace que la gente del pueblo, aquellos que no pueden pagar la justicia, tengan que acatar la discrecionalidad de burócratas, muchas veces corruptos, y de jueces, también muchas veces corruptos".

La entrevista con el número dos del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, se celebra en Murcia, comunidad en la que vive una de las principales colonias de ecuatorianos de España, estimada en unas 40.000 personas.

Lenin Moreno Garcés asegura que viene a España a participar en la devolución de la Conquista: "Los ecuatorianos hemos venido a conquistarles con amor, cariño y con afecto, pero también con trabajo y dedicación".

Pregunta. ¿Cuál es el motivo de su presencia en España, días antes de que se celebren las elecciones a la Asamblea Constituyente en su país, previstas para el 30 de septiembre?

Respuesta. Vengo por una delegación del presidente de la República de Ecuador, que había sido invitado por los migrantes. Él está de viaje en Nueva York y no podía estar aquí. Vengo a dar un saludo cordial y a mostrar el convencimiento de que estamos construyendo un Ecuador mejor y nuevo al que llamamos el Ecuador del socialismo del siglo XXI. Un socialismo que respete todo lo conseguido, principalmente en relación a los derechos humanos y que estructure una sociedad de propietarios. Y claro, ahí están incluidos los hermanos migrantes que retornen, a los que les daremos facilidades para que inviertan en su país, al tiempo que les concederemos créditos a muy bajo interés para que creen sus propias empresas. La idea es facilitar el regreso a Ecuador.

P. ¿Qué mejoras van a tener los emigrantes ecuatorianos, calificados como la quinta región por el presidente Correa?

R. Los intereses de los ecuatorianos que viven en España ya están siendo atendidos. En primer lugar, con la defensa de los derechos humanos. Nosotros estamos haciendo que los Gobiernos de destino respeten los derechos humanos. Por otra parte, se han resuelto problemas, como es el caso de la repatriación de cadáveres, al mismo tiempo que se han desplazado brigadas policiales para poder hacer los permisos de conducir. También atendemos a los familiares de los hermanos migrantes, ya que la Secretaría del Migrante atiende en Ecuador entre 40 y 50 casos diarios.

P. ¿Usted ha venido a España para pedir el apoyo a su Asamblea Constituyente a los miles de ecuatorianos que viven aquí?

R. Mi presencia aquí no es para orientar el voto, pero sí quiero orientar a la gente respecto a la necesidad de elegir una Asamblea Constituyente que nos brinde una nueva Constitución, con leyes transparentes, entendibles y no hechas únicamente para iniciados. Nuestra Constitución actual está plagada de ilegalidades que dieron como consecuencia la gran crisis bancaria. Porque ahí se sustentó legalmente la terrible crisis bancaria que esquilmó y sacó del bolsillo de la gente 8.000 millones de dólares.

P.¿Las empresas españolas Telefónica y Repsol tienen futuro en Ecuador?

R. La libertad de empresa está garantizada en Ecuador. Nosotros somos conscientes de que no se puede crear riqueza sin el espíritu emprendedor de la gente. Pero está claro que las empresas tienen que cumplir con las leyes, especialmente con las tributarias, fiscales y laborales.

P. ¿Puede concretar algo más sobre las nuevas tarifas?

R. La telefonía en Ecuador es de las más caras del mundo, por lo que lo único que hay que hacer es renegociar los contratos para que el pueblo ecuatoriano pueda tener acceso fácil a estas modernas tecnologías. Y eso va a beneficiar a las empresas, porque cuando gana la gente el consumo es masivo, por lo que al final las empresas saldrán ganando.

P. ¿Usted garantiza que Telefónica y Repsol seguirán teniendo beneficios en Ecuador?

R. Bueno, los beneficios no los da un Gobierno, sino que los beneficios de una empresa son la consecuencia de un trabajo honrado y en provecho del consumidor.

P. ¿Qué papel va a desempeñar Ecuador en las conversaciones que mantiene el Gobierno colombiano con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)?

R. El Gobierno ecuatoriano es respetuoso con la soberanía de los otros países. A nosotros nos duele mucho lo que ocurre con este conflicto que ha desangrado a un país hermano. Pero somos respetuosos, ya que cada país tiene derecho a determinarse como crea que le convenga. Bajo ninguna circunstancia alentaremos la guerra, sino que alentaremos la paz. Si en algún momento, y por iniciativa del Gobierno colombiano y de la comunidad internacional, se pide nuestra participación para alentar la paz, nosotros estaremos prestos a eso.

P. El presidente Correa ha acusado de corrupción a algunos diputados y jueces de su país. ¿No temen que esto pueda hacer peligrar la nueva Asamblea Constituyente?

R. Por eso queremos una Asamblea a través de la cual el pueblo esté informado correctamente de lo que significa la nueva Constitución.

P. ¿Cómo han conseguido dar estabilidad al Gobierno de Ecuador después de tantos cambios?

R. De la misma forma en la que usted puede conseguir la estabilidad en su matrimonio: cumpliendo las promesas que hizo en la Iglesia, revalorizando la ética y la moral. Así se consigue un buen matrimonio entre el Gobierno y su pueblo.

P. ¿Están preocupados por la subida de los precios de alimentos básicos, como el pan y el maíz?

R. El Gobierno siempre está atento a utilizar subsidios para equiparar las oportunidades de la gente del pueblo. A veces la gente se queja de que los subsidios son malos, pero en un pueblo en el que la diferencia que existe entre lo que gana el sector pudiente y lo que gana la gente del pueblo es aberrante, se pueden utilizar. En otros países seguramente los subsidios no son muy necesarios, pero es así porque la gente ya tiene buenos ingresos.

P. ¿A qué productos eliminarán los aranceles, además de la harina?

R. A todos los que sean necesarios para garantizar la alimentación del pueblo. Y esto lo estamos haciendo ya. Por ejemplo, en el caso de la electricidad ya se han reducido a la mitad las facturas a aquellos que tienen un consumo bajo.

P. ¿Qué va a pasar con la islas Galápagos? ¿Se podrán seguir visitando?

R. Nosotros somos extremadamente sensibles con lo que significan las islas Galápagos. Sabemos que son un Patrimonio Natural de la Humanidad y estamos obligados a cuidarlo. La ministra de Medio Ambiente está precisamente en ese empeño. Y si hay ciertos roces es porque intentamos lograr que las islas Galápagos sigan siendo lo que son.

P. ¿Pero podrán seguir siendo visitadas por los turistas?

R. Sí, claro. Invito a todos a visitar las islas Galápagos. Ahí se encontrarán con un pedazo de cielo que a Dios se le olvidó llevarse cuando botó a Adán y Eva sobre la tierra.

P. ¿Al final van a explotar el petróleo del Parque Nacional de Yasuní o van a seguir adelante con el proyecto de conservar el entorno?

R. Precisamente, por encargo del presidente Rafael Correa, estoy liderando este proyecto emblema del conservacionismo. La idea es dejar de echar miles de toneladas de dióxido de carbono al ambiente dejando el petróleo bajo tierra. Es un proyecto emblema porque queremos que se limite la explotación, pero a la par significa un sacrificio para el pueblo ecuatoriano, porque es pobre y necesita esos recursos para atender sus servicios básicos. Sin embargo, el pueblo ecuatoriano está dispuesto a ceder la mitad del petróleo si la comunidad internacional pone la otra mitad. El dinero será destinado al sector más desposeído de la sociedad.

P. En algunos sectores de su país critican la relación de su Gobierno con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. ¿Cómo calificaría esa relación? ¿Hay dependencia?

R. Al igual que con todos los países del mundo, la relación del Gobierno ecuatoriano con Caracas es cordial. Si a alguien no le gusta que haya cordialidad con un país hermano como Venezuela, con el que tenemos una vinculación histórica, se tendrá que aguantar. Pero nosotros vamos a seguir teniendo una buena relación con Venezuela, independientemente de que consideremos que su sistema es su sistema. Venezuela tendrá su propio destino eligiendo su propio camino, y Ecuador tendrá su propio camino para lograr sus objetivos.

P. ¿Y cuál es el camino de Ecuador?

R. El socialismo del siglo XXI....

P. ¿Eso difiere del socialismo de Chávez?

R. Entiendo que habrá diferencias, pero el socialismo del siglo XXI es un socialismo que ha dejado de considerar dentro de las leyes de la dialéctica hechos que antes se consideraban ineluctables, como la unidad y el combate a contrarios. Ahora nosotros consideramos que las clases sociales ya no tienen que luchar, sino que tienen que lograr consensos para conseguir acuerdos mínimos.

P. ¿Pero ese socialismo mantiene la propiedad privada?

R. Queremos lograr una sociedad de propietarios, y que las empresas normalicen sus situaciones para que la gente empiece a adquirir acciones dentro de las empresas.