Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lula llega a España para buscar una segunda oleada de inversiones

El presidente brasileño presentará el Programa de Aceleración del Crecimiento

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, ha llegado a Madrid en la que supone su segunda visita oficial a España. Lula ha sido recibido por el Príncipe de Asturias y el Ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y se entrevistará con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Hoy mismo, Zapatero ofrecerá al líder brasileño un almuerzo en una finca ubicada en la localidad de Quintos de Mora (Toledo) y el lunes ambos se reunirán en el Palacio de la Moncloa.

La agenda oficial se iniciará el lunes con la apertura de un seminario sobre el Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), al que asistirán empresarios españoles y directivos de compañías brasileñas que le acompañan en el viaje.

Desde la perspectiva brasileña, el interés que despertará el PAC debería generar una "segunda ola de inversiones" españolas hacia este país, en el que España es el segundo inversor extranjero, por detrás de Estados Unidos.

La inversión española, que hasta hace diez años era prácticamente nula en Brasil, comenzó con las privatizaciones de la segunda mitad de la década de los 90 y supera hoy los 35.000 millones de dólares.

En lo político, Lula analizará con Zapatero la búsqueda de fórmulas de cooperación conjunta para ayudar a la estabilidad de América Latina, con especial énfasis en Bolivia y Ecuador.

Con ocasión de esta visita, Brasil y España firmarán además una serie de convenios en las áreas consular, diplomática y judicial, así como un Plan de Acción en Ciencia y Tecnología, con el que se pretende reforzar la cooperación bilateral en esa materia.

Lula estrecha lazos con los países del norte de Europa

Antes de llegar a España, el mandatario brasileño ha realizado una gira de seis días por Escandinavia. Se trata de la primera gira por el norte de Europa de un presidente brasileño.

A lo largo de estos días, Lula se reunió con gobernantes, selló varios acuerdos bilaterales de cooperación energética centrados en los biocombustibles e intensificó las relaciones comerciales.