Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el primer ministro japonés

Shinzo Abe lo había anunciado con anterioridad a varios miembros de su partido.- Llevaba un año en el cargo.- El pasado 29 de julio, su partido sufrió una fuerte derrota en la elecciones al Senado

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha anunciado hoy su dimisión en rueda de prensa, tras casi un año en el cargo y por la falta de confianza del pueblo japonés en su gestión. Entre los motivos de su dimisión, tras doce meses plagados de escándalos de corrupción, destaca la negativa de oposición y opinión pública a la misión en Afganistán y la histórica derrota de sus partido sufrida en las urnas el pasado 29 de julio.

Abe ya había amenzado con marcharse el pasado domingo, cuando aseguró que dimitiría si no conseguía prorrogar la misión militar de apoyo a Estados Unidos que operaba en Afganistán. Estaba previsto que los miembros de la oposición le interrogaran acerca de esta cuestión hoy mismo en el Parlamento, ya que el Partido Democrático se oponía a esta medida.

Abe fue elegido el pasado 26 de septiembre como primer ministro japonés en sustitución del carismático Junichiro Koizumi. La situación empeoró el pasado 29 de julio con la derrota de su partido en las elecciones al Senado, que dejaron al PLD en minoría y otorgaron la mayoría al opositor Partido Democrático (PD).

"Hoy he tomado la decisión de renunciar", ha indicado en rueda de prensa con semblante grave Abe, quien ha expresado su deseo de que su sucesor sea elegido rápidamente, sin dar nombres del futuro primer ministro nipón. A este respecto, su formación política, el Partido Liberal Democrático (LDP) está organizando la convocatoria de comicios para designar a un sucesor para la próxima semana, según ha informado la cadena NHK.

Derrota electoral y Ley Antiterrorista

Abe ha argumentado su decisión de renunciar por la derrota sufrida en las elecciones al Senado del 29 de julio, cuando el gubernamental PLD perdió la mayoría, y su incapacidad de sacar adelante la extensión de la Ley Antiterrorista, por el rechazo del opositor Partido Democrático (PD).