Detenidas 154 personas, tres de ellas eurodiputados, en una manifestación contra la islamización en Europa

Políticos ultraderechistas han denunciado la "brutalidad" empleada por la policía belga durante los arrestos

La manifestación ilegal convocada en Bruselas por el comité Freno a la islamización en Europa para protestar contra una supuesta excesiva presencia de los valores musulmanes en la sociedad europea se ha saldado con la detención de 154 personas, tres de ellas eurodiputados. Los tres europarlamentarios detenidos son el presidente del Vlaams Belang, el belga Frank Vahhecke; el eurodiputado del Frente Nacional francés, Carl Lang; y el de la Liga Norte, el italiano Mario Borghezio.

Este hecho ha llevado al Grupo parlamentario de corte ultraderechista Identidad, Soberanía y Tradición (IST) a pedir al presidente de la Eurocámara, Hans Gert Poettering, que condene la "violencia absolutamente desproporcionada" ejercida por la policía belga contra los manifestantes.

El vicepresidente de IST y miembro del partido xenófobo e independentista flamenco Vlaams Belang, Philip Claeys, ha comparecido en rueda de prensa en la Eurocámara para denunciar que durante la protesta fueron "brutalmente" detenidos tres europarlamentarios que participaban en la manifestación.

La protesta en cuestión había sido prohibida por el alcalde socialista de Bruselas, Freddy Thielemans, pero el miembro del Vlaams Belang que explicó cómo se sucedieron los hechos, dijo que "de manera informal", la policía les había dicho que podría permitirse una "pequeña acción simbólica en la plaza de Schuman", el corazón del barrio europeo, sede de las principales instituciones comunitarias.

"No obstante, sin ninguna advertencia, la policía comenzó a dar patadas y palizas y a detener a los manifestantes", ha dicho. También se ha quejado de que Frank Vanheche fue "arrastrado por el suelo y golpeado varias veces en los riñones".

"Los valores que hacen que Europa sea Europa"

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En todo caso, Claeys ha querido dejar claro que ellos no eran los organizadores de la manifestación sino que simplemente se sumaban a las tesis que dicen defender, es decir, frenar lo que consideran una "islamización" de la cultura y la tradición europeas.

"No va en contra de los musulmanes sino del extremismo musulmán", ha declarado tras poner de relieve que lo que piden es que los Estados miembros eviten la "excesiva islamización" y respeten "los valores que hacen que Europa sea Europa", algo que, a su juicio, la mayoría de los partidos tradicionales no tiene en cuenta. Ha citado a modo de ejemplo que en muchos colegios belgas la comida halal (musulmana) es obligatoria y no opcional.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS