Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía afgana libera a la cooperante alemana secuestrada el sábado en Afganistán

La mujer, que había aparecido en un vídeo con sus captores, se encuentra ya a salvo en la Embajada alemana en Kabul

El Ministerio de Exteriores alemán ha confirmado esta noche la liberación de la cooperante alemana Christina Barbara Meier, secuestrada este sábado en Afganistán. Según una portavoz del citado ministerio, la mujer "se encuentra en estos momentos en la embajada alemana" en Kabul.

La Policía de Kabul ha detenido a tres personas tras haber sido presuntamente relacionadas con el secuestro de la cooperante. El jefe de la Inteligencia afgano, Amrullah Saleh, señaló que los detenidos forman parte de una banda criminal cuyo líder fue liberado hace dos meses de una cárcel del norte de Afganistán.

Anteriormente el portavoz del Ministerio del Interior, Zamarai Bashary, señaló que "el ministro del Interior [afgano] y el jefe de la investigación han participado en la operación y la rehén ha sido liberada hacia las 0.50, hora local (las 22.20, hora peninsular española)".

Un coronel de la policía afgana ha indicado asimismo que la cooperante alemana ha sido liberada "con éxito". "Localizamos el edificio donde permanecía retenida, lo rodeamos y exigimos a los secuestradores que se entregasen, ha explicado. "Ellos [los captores] salieron de uno en uno. Eran seis y enseguida liberamos a la rehén. Se encuentra bien", ha declarado.

Vídeo

Los secuestradores aparecieron por la tarde en una televisión afgana con su rehén y aseguraron no ser talibanes. Los captores reclamaron la excarcelación de un amigo para liberar a la rehén. La televisión privada afgana Tolo TV difundió el vídeo de la cooperante, secuestrada en un establecimiento de comida rápida de Kabul.

Las imágenes mostraban a la mujer, sentada en el suelo de una habitación con la cabeza cubierta por un pañuelo blanco. En la grabación, la cooperante secuestrada solicitaba la liberación de ciertos prisioneros y pedía a Berlín que no escatimase esfuerzos para conseguir su libertad.

La Policía afgana había asegurado que los milicianos talibán no eran los responsables del secuestro de la cooperante de nacionalidad alemana.