Líbano celebra elecciones parciales con la vista puesta en la división de los cristianos

Unos 300.000 ciudadanos eligen a los sustitutos de dos diputados antisirios asesinados

Líbano vive hoy elecciones parciales, tan parciales que sólo se elige a dos diputados. No obstante, son importantes porque se busca sustituto a dos legisladores antisirios asesinados en atentados terroristas y porque suponen un adelanto de las elecciones presidenciales de septiembre, en las que debe salir elegido un líder cristiano. Los colegios han abierto en la segunda circunscripción de Beirut y en Metn, donde se mira el voto cristiano, para las 300.000 personas llamadas a las urnas, mientras las fuerzas de seguridad se encuentran en estado de máxima alerta.

En Beirut, unos 140.000 electores tendrán que elegir al sucesor de Walid Eido, asesinado el pasado 13 de junio en un atentado con coche bomba. Los votantes deben elegir entre Mohamad Itani, el candidato de la mayoría parlamentaria antisiria del primer ministro Fuad Siniora, e Ibrahim Halabi, de la oposición prosiria, aunque no parece peligrar el escaño de Itani.

En Metn, por su parte, unos 165.000 electores tendrán que designar al sucesor del diputado y ministro de Industria Pierre Gemayel, que fue asesinado el pasado 21 de noviembre en otro atentado terrorista. El asiento de Gemayel se anticipa más disputado. Por el puesto se enfrentan su padre, Amin Gemayel, ex presidente del país, y Kamil Khouri, uno de los delfines de Michel Aoun, ex primer ministro, líder de la oposición y aliado de Hezbolá pese a ser uno de los líderes cristianos más destacados del país.

El hecho de que un líder cristiano apoye al candidato de Hezbolá divide a la población cristiana del país, mayoruitariamente antisiria y deseosa del fin de la influencia de Damasco en la política libanesa. Por el otro lado está Hezbolá, la guerrilla prosiria que mayoritaria en el sur del país.

Las elecciones de hoy, sobre todo en Mtn, según los analistas, servirán de adelanto de las preferencias de la población cristiana para las elecciones presidenciales de septiembre. Según el sistema electoral libanés, la presidencia del país le corresponde a un cristiano maronita y Aoun es candidato a sustituir al actual presidente, Emile Lahoud, aliado de Siria.

Estas elecciones se realizan a petición expresa de Siniora y sin el permiso del presidente libanés, Emile Lahoud, aliado de Hezbolá, que ha intentado bloquear todos los intentos para reemplazar a los diputados. Ya a través de un portavoz, el presidente ha anunciado que no reconocerá el resultado de los comicios.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS