Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una turba quema vivo a un hombre acusado de robar niños en Guatemala

15 casos de linchamiento en el país, 7 de ellos sólo en julio

Un hombre murió quemado vivo en una comunidad indígena del norte de Guatemala tras ser acusado por decenas de personas de robar niños y venderlos. En lo que va de año se han registrado 15 casos de linchamiento en Guatemala —siete de ellos, sólo en este mes de julio—, todos relacionados con supuestos robos de niños.

Un portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC) explicó ayer que los hechos ocurrieron el lunes por la noche (hora local) en la población de Sayaxché, a unos 290 kilómetros al norte de la capital guatemalteca.

El hombre linchado, de 40 años, "fue vapuleado por los pobladores y luego rociado con gasolina y quemado vivo en el parque central" de esa población, precisó la fuente.

Además, la esposa del linchado, de 35 años de edad, fue vapuleada por los vecinos y luego entregada a las autoridades.

Niños destinados a las adopciones ilegales

La pareja, según la fuente, fue acusada por los habitantes de Sayaxché de haber robado tres niños para venderlos a personas que se dedican a las adopciones ilegales.

El portavoz de la PNC afirmó que "esos extremos no ha sido posible determinarlos".

La organización no gubernamental Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) atribuyó el lunes el incremento de los linchamientos a la inseguridad en Guatemala.

Los linchamientos, según el GAM, ponen en evidencia "la profundización de la crisis" en materia de seguridad, que se manifiesta con la acción violenta de grupos espontáneos que responden de forma agresiva ante supuestos delincuentes.

El GAM añadió que la incidencia de esos hechos muestra "la desesperación y el ambiente de psicosis colectiva" que sufren los guatemaltecos ante la "inoperancia" de las fuerzas de seguridad, lo que se traduce en una mayor desconfianza de la población hacia el sistema de seguridad.

Organizaciones humanitarias calculan que en los últimos 10 años se han cometido más de 650 linchamientos en Guatemala, en su mayoría en apartadas comunidades que carecen de la presencia de fuerzas de seguridad.