El gobierno francés, bajo sospecha por el genocidio de Ruanda

Varios ex ministros del gobierno francés han sidos llamados a declarar ante la sospecha de haber tenido conocimiento del genocidio perpetrado en Ruanda durante 1994

Los abogados de seis de los supervivientes del genocidio registrado en Ruanda entre tutsis y hutus en 1994 han solicitado que los ex ministros franceses de Asuntos Exteriores Hubert Vedrine y Alian Juppé y el de Defensa Pierre Joxe, sean interrogados. Los letrados insisten en que la juez militar que se encarga de la instrucción del caso debe investigar el papel diplomático jugado por Francia en la masacre. La sospecha radica en que París podría haber estado al tanto del genocidio que se preparaba en el país africano.

Más información

Las acusaciones se apoyan en una serie de documentos desclasificados de los archivos del Palacio del Elíseo que permanecían en la Fundación Mitterrand. Los abogados de los supervivientes han trasladado esos documentos al diario francés Le Monde, y en ellos se apunta que las autoridades francesas podrían haber tenido indicios desde años antes de que iba a producirse un genocidio en Ruanda.

En concreto, resulta clave la existencia de varias notas de diplomáticos y militares franceses en las que se da cuenta que el gobierno de Kigali armaba a las guerrillas hutus y de las acciones llevadas a cabo contra la población tutsi desde 1991.

Pese a las conclusiones de una investigación parlamentaria llevada a cabo poco después del genocidio y de la publicación de varios libros de investigación sobre los hechos, desde París siempre se ha negado esta versión y se ha defendido, del mismo modo, que sus soldados, bajo mandato de la ONU, fueron los únicos que permanecieron en Ruanda cuando el resto países del Consejo de Seguridad lo habían abandonado.

Lo más visto en...

Top 50