Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército libanés combate contra milicianos palestinos en otro campo de refugiados

El campamento de Ain el Helu es el más grande de Líbano y está situado al sur del país

Al menos un soldado libanés ha muerto y otros dos están heridos en los combates que se han producido pasada la medianoche en el campamento de refugiados palestino de Ain el Helu, en el sur del Líbano. Otras cinco personas -tres militares más y dos civiles- han resultado heridos en los combates registrados tras un ataque de los combatientes integristas contra un puesto del ejército horas antes de que se produjese una breve tregua. Ain el Helu es el mayor campo de refugiados palestino del Líbano y está situado cerca de Sidón hacia donde han huido varios civiles como consecuencia de los combates.

Sultan Abu Aynan, representante de Al Fatah en Líbano, ha señalado que "la situación se controlará rápidamente y no se prolongará". Al Fatah, la facción principal de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), ha tomado posición en los edificios más altos de Ain el Helu para impedir que los combatientes de Yunud al Cham vuelvan a atacar al Ejército, según Sultan Abu Aynan.

Por otro lado, el asedio del Ejército libanés sobre el campo de refugiados palestinos de Nahar al Bared, en las proximidades de la ciudad septentrional libanesa de Trípoli, ha cumplido este domingo dos semanas con nuevos avances, pero aún insuficientes para doblegar al grupo extremista suní Fatah al Islam, vinculado a Al Qaeda. El fuego de artillería ha dado paso al tableteo de las ametralladoras, lo que indica que el Ejército ha tomado posiciones dentro del campamento y estrecha el cerco sobre los extremistas.

Más de 25.000 personas agrupadas en más de 5.300 familias han huido del campo de refugiados desde el inicio de los bombardeos, según cifras publicadas por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). De ellas, unas 108 se encuentran heridas y 307 presentan alguna incapacidad. Según el responsable del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) en ese campo, Nabir Sabhi, aún permanecen en el campamento unos 7.000 civiles y han muerto al menos 35, "aunque habrá que esperar a levantar todas las piedras para descubrir cuántos cadáveres hay debajo".