Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno marroquí desmiente un nuevo atentado en Casablanca

Fuentes policiales anunciaron esta mañana un nuevo ataque en el mismo barrio donde se suicidaron tres terroristas el martes pasado

El Gobierno de Marruecos ha desmentido la información sobre un nuevo atentado suicida perpetrado esta mañana en Casablanca. Fuentes policiales citadas por la agencia Reuters habían anunciado la explosión en el mismo barrio de los ataques perpetrados el pasado martes.

Sí han confirmado fuentes oficiales la detención por parte de la policía de un presunto miembro de la red a la que pertenecían los cuatro terroristas que murieron el martes. "No ha habido ninguna otra explosión; la Policía ha arrestado al último de los terroristas en su casa", ha dicho.

Las fuerzas de seguridad marroquíes han ampliado a otros barrios de Casablanca la búsqueda de terroristas que pertenecen al mismo grupo que los cuatro que murieron el martes. La policía considera que estos terroristas, cuyo número se estima en al menos seis, no están ya en el barrio de El Fida, donde se suicidaron tres kamikazes, matando a un inspector de policía e hiriendo a unas 20 personas. Un cuarto terrorista murió por los disparos de los agentes.

La gendarmería ha registrado casa por casa la zona donde se produjeron las tres explosiones el martes, sin hallar rastro de otros terroristas. El perímetro de búsqueda se ha ampliado a otros barrios cercanos. Las calles de El Fida ya no están acordonadas y las familias que habían sido desalojadas han ido regresando poco a poco a sus casas, excepto los habitantes de los edificios en donde se suicidaron los terroristas. Tienen miedo de que los radicales tuvieran más explosivos escondidos.

La policía maneja la hipótesis de que los terroristas habían preparado su suicidio para evitar a toda costa caer en manos de la policía. De los cuatro terroristas que murieron, los tres que fallecieron primero estaban en busca y captura, mientras que el cuarto, Said Beluad, que ha sido identificado hoy, no estaba fichado por la policía. En la casa cuyo registro desencadenó la operación policial de ayer sólo vivían los otros tres terroristas, identificados como Mohamed Mentala, Mohamed Rachidi y Ayub Raydi. Este último era el hermano de Abdelfetah Raydi, el terrorista de 23 años que el pasado 11 de marzo se suicidó en un cibercafé de Casablanca.