Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Violencia en el Magreb

Desactivado en Argel otro coche bomba con 500 kilos de dinamita

Al Qaeda jura que no estará "en paz" hasta volver a poner el pie en Al Andalus y Jerusalén tras matar a 33 personas

La capital argelina afronta el inicio del fin de semana islámico (jueves y viernes) conmocionada y en estado de máxima alerta, ante el temor de que la organización terrorista Al Qaeda en el Magreb esté preparando nuevos atentados tras los perpetrados ayer, en los que murieron 33 personas y 57 resultaron heridas, según el último balance oficial. La matanza podría haber sido aún mayor, ya que la policía argelina localizó un vehículo cargado con 500 kilos de dinamita delante de la residencia del director general de la seguridad, que fue desactivado y del que no se había tenido noticia hasta hoy.

Según los detalles revelados por el diario argelino Echuruk, que hoy publica una foto del vehículo, el hallazgo se produjo ayer, en el barrio residencial de Hydra, horas después de las cuatro explosiones simultáneas. En el coche, un Mercedes, habían colocado una cisterna de las que se usan para almacenar agua con los 500 kilos dedinamita en su interior, contactados a cuatro bombonas de butano. Una vez localizado el coche, los artificieros procedieron a desactivar los explosivos. El descubrimiento del coche se produjo gracias a uno de los múltiples avisos de bomba recibidos por la policía argelina en las últimas 24 horas, según ha confirmado a Efe una fuente policial. De la veintena de avisos que se han producido, sólo éste resultó ser cierto, ha añadido la fuente.

400 españoles en Argelia

La policía ha recordado a la población la necesidad de que alerten de cualquier hecho sospechoso, mientras que el presidente, Abdelaziz Buteflika, reunió anoche a los altos cargos de seguridad para reforzar el dispositivo de prevención en la capital, donde esta mañana se podía ver un mayor número de agentes del orden que de costumbre. El Gobierno español, a través de Exteriores, ha contactado con la colonia española residente en Argelia, unas 400 personas, para pedirles que mantengan las precauciones "habituales" ante la amenaza del terrorismo islamista. Argelia se considera un país "de riesgo" desde comienzos de los años 90.

Por otro lado, el número de víctimas mortales de las explosiones simultáneas se ha elevado esta mañana de 24 a 33, mientras que el número de heridos se mantiene en 57 heridos, según el Ministerio del Interior. Protección Civil, que cita recuentos hospitalarios, eleva a 222 el número de heridos. En todo caso, se teme que la cifra de muertos aumente por el grave estado de muchos de los hospitalizados, tal y como ha admitido el responsable de Interior, Yazid Zeruni.

En la calle, la población comenta el carácter "maléfico" del 11 -los atentados de Nueva York se produjeron un 11 de septiembre, los de Madrid, un 11 de marzo y los de Argel, un 11 de abril-. "Los terroristas se han aficionado al 11, aunque puede ser una simple coincidencia", afirmaba esta mañana uno de los policías que protege el Palacio Gubernamental. Todos los diarios locales dedican sus portadas a los atentados y coinciden en que parece haberse abierto un nuevo período de actos inspirados por Al Qaeda, a la que se ha afiliado el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate. También ha causado gran impacto en el norte de África y en Europa, especialmente en España, el comunicado que los salafistas colgaron en Internet, que afirma: "No vamos a estar en paz hasta que volvamos a poner el pie en nuestra querida Al Andalus (Andalucía) y en Al Qods (Jerusalén)...".

Cambios en la operativa terrorista

Dos aspectos son significativos del cambio de proceder que se ha operado en las filas salafistas: ahora no dudan en sacrificar a los autores de los atentados y en usar coches bomba, cuando hasta hace poco se limitaban a colocar anónimamente paquetes con explosivos en comercios, bares y vehículos de transporte urbano. El único atentado con coche bomba perpetrado en Argel, hasta los de ayer, fue el 30 de enero de 1995, causó 45 muertos y 286 heridos y fue reivindicado por el GIA (Grupo Islámico Armado). El primer ministro Beljadem,señaló anoche ante la televisión que el objetivo de los terroristas es reinstalar el clima de terror que perduró durante los años de crisis.

"Pero nuestro país se mantendrá estable y con seguridad, y continuará avanzando hacia el progreso y el desarrollo", subrayó Beljadem, quien no cree que los atentados influyan en las elecciones previstas para el 17 de mayo. "Creo también que los terroristas intentan que sus actos cobardes tengan una gran resonancia internacional y repercutan en nuestra economía y en mostrar una imagen negativa de Argelia", añadió. El Gobierno manifestó que se van a emplear "todos los resortes necesarios" para neutralizar la capacidad que tienen todavía los terroristas de provocar daños humanos y materiales.

Temor en Europa

En España, muchas voces han alertado del aumento del riesgo de atentados. Como el juez Baltasar Garzón, que en La Vanguardia advierte hoy que "es preciso extremar la prudencia y no perder de vista lo que sucede tan cerca, sólo al lado del Estrecho". Según el magistrado, "en España estamos ante un riesgo muy alto de sufrir un atentado islamista". "Ceuta y Melilla, primero, y la Península y Europa continental a continuación son objetivos preferentes de la nueva estrategia terrorista de la rama de Al Qaeda que se desarrolla en el norte de África", sentencia.Por su parte, el candidato conservador al Elíseo y ex ministro de Interior, Nicolas Sarkozy, ha subrayado que la amenaza terrorista hoy es "real" en Francia, aunque "no es más importante que ayer". "La principal amenaza terrorista de Francia", ha reconocido Sarzoky, "viene de Argelia, de las redes que antes se llamaban Grupo Salafista por la Predicación y el Combate, que tienen conexiones en algunos países, entre ellos Francia".

Más información