Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El desafío iraní

Los marinos confesaron que estaban en aguas de Irán tras recibir "presión psicológica"

La Armada británica deja de patrullar en el Golfo hasta que esclarezca la detención de los militares

Seis de los 15 marinos británicos liberados por Irán, en rueda de prensa.
Seis de los 15 marinos británicos liberados por Irán, en rueda de prensa. AP

Los marinos británicos han asegurado en una rueda de prensa que estaban en aguas iraquíes en una misión de apoyo de la ONU en el momento de su detención. El capitán de los marinos, Chris Air, y el teniente Felix Carman han relatado, leyendo un comunicado, cómo se sucedieron los acontecimientos, desde que abordaron un barco en aguas iraquíes en una investigación para la ONU, hasta que fueron liberados, 14 días después de su "detención ilegal".

"Estábamos a mas de una milla náutica de aguas iranies", ha asegurado Carman, quien ha añadido que fueron presionados psicológicamente para confesar que se encontraban en aguas iraníes. Asimismo, ha asegurado ante la prensa que los militares fueron interrogados "agresivamente", vendados en los ojos y amenazados con enfrentarse a una pena de siete años de cárcel en caso de que no confesaran que se encontraban en aguas iraníes. La televisión estatal iraní ha denunciado que las declaraciones hechas por los militares británicos fueron "dictadas" por el Ministerio británico de Defensa.

La única mujer del grupo de 15 marineros e infantes de marina capturados, Faye Turney, permaneció en una celda aislada del resto de la tripulación, según el capitán Chris Air. Durante el tiempo en que permanecieron detenidos por Irán, Faye Turney -cuyas apariciones televisivas y cartas fueron ampliamente difundidas a los medios de comunicación- permaneció aislada de sus 14 compañeros, según el capitán. "Estuvo cerca de cuatro días con la sensación de que sólo estaba ella allí", ha afirmado. "Se comportó admirablemente y mantuvo la dignidad", ha añadido.

El capitán ha reconocido que tras ser capturados decidieron no resistir y obedecer a lo que les pidiera. "Irrumpieron en nuestros botes y nos apuntaron con sus ametralladoras pesadas, lanzacohetes y armas, y otros seis barcos se acercaron a nosotros", ha explicado. "Comprendimos que nuestros esfuerzos para discutir con esta gente no servirían para nada, y tampoco éramos capaces de calmar a algunos de estos individuos", ha declarado el capitán Chris Air. "Comprendimos que si resistíamos podría producirse un enfrentamiento mayor, en el que no teníamos nada que ganar y cuyas consecuencias tendrían un impacto estratégico importante", ha proseguido el oficial. "Tomamos la decisión consciente de no discutir con los iraníes y hacer lo que nos pedían".

Patrullas suspendidas

La Armada británica (Royal Navy) ha decidido suspender las patrullas navales británicas en el Golfo Pérsico a la espera de que esclarecer las circunstancias que llevaron a la detencion de los 15 marinos e infantes de marina por parte de la Armada iraní el 23 de marzo, según informa la prensa británica. La Royal Navy ha abierto una "investigación detallada" sobre las circunstancias de la captura mientras nuevas revelaciones que apuntan a que los soldados estaban "reuniendo información de inteligencia".

El responsable de la Marina británica, sir Johnathon Band, ha defendido las operaciones de su país en el golfo Pérsico y las que llevaban a cabo el grupo de militares capturados. Según el Gobierno británico, los soldados patrullaban en aguas iraquíes en aplicación de la resolución 1.723 de las Naciones Unidas. En esa resolución, emitida el 28 de noviembre de 2006, la ONU extendió el mandato de la fuerza multinacional hasta finales de 2007, tras la formación de un Gobierno de unidad nacional en Irak. Según el almirante Band, los marinos "reaccionaron muy bien en circunstancias muy difíciles".

Defensa no lo niega

Sobre las "confesiones" de algunos marinos que aparecieron en la televisión iraní, en las que admitían que habían penetrado en aguas persas, el almirante dijo que esas declaraciones parecen haberse hecho bajo "presión psicológica". La cadena británica Sky News publicó ayer por la tarde una entrevista concedida por el capitán de los soldados secuestrados, Chris Air, diez días antes de ser capturados en la que aseguraba que el grupo estaba en la zona en la que fue capturado para "recabar información de inteligencia" sobre Irán. Sky News decidió no publicar dicha información hasta ahora para no poner en peligro la seguridad de los 15 marines británicos.

De haberse conocido antes esta entrevista, según el antiguo diplomático Mehrdad Khonsari, se habría utilizado para "justificar la captura de los marines y someterles a un juicio", informa la cadena británica en su página web. El secretario de Defensa de Reino Unido, Des Browne, no ha negado que realizaran labores de espionaje. A este respecto, en declaraciones recogidas por Sky News, dijo que es importante recabar información de inteligencia "para mantener a salvo a la población". Y añadió que "todas las operaciones militares modernas incluyen elementos de inteligencia".

Una "gran victoria" para Irán

El asesor para Asuntos Prensa y Defensa de las Fuerzas Armadas iraníes, Ali Reza Afshar, ha considerado hoy como "gran victoria" para Irán la detención y la liberación de los marinos. "Esta victoria demuestra la capacidad de resistencia de Irán ante las amenazas de los enemigos", ha dicho poco antes del sermón del viernes en Teherán, según la agencia de noticias iraní Mehr."Nuestra obligación es hacer frente a las amenazas de los enemigos", ha añadido el militar iraní y ha considerado que "actualmente la propaganda es una importante herramienta en manos de los enemigos en contra del mundo islámico". Afshar ha acusado una vez más a "los enemigos" de intentar desatar un conflicto sectario entre los musulmanes suníes y chiíes, como en el caso de Irak, "a través de una guerra psicológica".

Más información