Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU exculpa a Serbia de genocidio en la guerra de Bosnia

El máximo órgano de justicia de la ONU considera genocidio la matanza de Srebrenica pero sólo achaca al Estado serbio no haber hecho nada por evitarla

La Corte Internacional de Justicia, máxima instancia jurídica de la ONU, ha absuelto al Estado de Serbia de cualquier responsabilidad legal y complicidad directa en el genocidio contra los musulmanes de Bosnia-Herzegovina durante la guerra de 1992-1995, y más concretamente en la muerte de más de 8.000 personas en la matanza de Srebrenica en julio de 1995.

En la declaración, leída por la presidente del Tribunal, la británica Rossalyn Higgins, La ONU considera que la desaparecida República Federativa de Yugoslavia (RFY) no fue capaz de impedir la matanza en Srebrenica -un enclave supuestamente protegido por las tropas holandesas de la ONU y que fue atacado en julio de 1995 por los paramilitares serbo-bosnios del general Ratko Mladic-, pero añade que no está probado que el Ejército yugoslavo hubiera participado directamente en la matanza o que los dirigentes yugoslavos la hubieran planificado.

Aunque se había constatado la participación de Yugoslavia en el conflicto bosnio antes de la matanza de 1995, no se ha demostrado que sus dirigentes o militares lo hicieran concretamente en Srebrenica, según figura en el texto leído por Higgins.

Bosnia alegaba en su demanda que el Gobierno de Slobodan Milosevic -por entonces presidente serbio y posteriormente presidente yugoslavo- armó, financió e impulsó una campaña de limpieza étnica con el objetivo de crear la Gran Serbia durante la guerra bosnia, 1992-1995. Serbia aseguraba, por su parte, que no fue responsable de las acciones de los grupos paramilitares serbo-bosnios, que se trataba de una guerra entre grupos étnicos y que no hubo ningún intento de destruir a la población musulmana de Bosnia ni en su totalidad ni en parte, un elemento clave para la Convención sobre el Genocidio de 1948.

De haber acusado el Tribunal a Serbia, hubiera sido la primera vez que la ONU responsabiliza de genocidio a un Estado, y no a un individuo o grupo, como ha ocurrido en otras ocasiones; a pesar de que Bosnia presentó la demanda contra la desaparecida confederación de Serbia y Montenegro, la entidad sancionada habría sido únicamente Serbia, al ser este país el que asumió la “identidad legal” de la antigua Yugoslavia. La acusación habría implicado un desembolso para Belgrado de miles de millones de dólares.