Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Qaeda reivindica los atentados que han matado a seis personas en Argelia

Las siete explosiones simultáneas tuvieron lugar la pasada madrugada al este de Argel

En una llamada a la oficina de la cadena de televisión qatarí Al Yazira en Rabat, la Organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico reivindicó los atentados de la pasada madrugada que se cobraron la vida de seis personas, cuatro de ellas policías, e hirieron a otras 13.

La organización argelina, antes conocida como Grupo Salafista de Predicación y Combate, llevó a cabo anoche un total de siete atentados en la Cabilia, una región al este de Argel, la mayor parte de ellos con coche-bomba, que al parecer fueron perpetrados de manera sincronizada, ya que tuvieron lugar a las 4 de la mañana.

El objetivo que perseguían los terroristas era golpear a comisarías de policía y sedes de las brigadas de gendarmes, tal y como han hecho en otras ocasiones, aunque no con la misma magnitud que hoy. La provincia de Bumerdés, al este de Argel, fue la más golpeada al contabilizarse cuatro atentados en las aldeas de Si Mustafá y Suk El Had, así como en la propia localidad de Bumerdés.

Cuatro personas que se hallaban a bordo de un automóvil,circulando por el lugar donde ocurrió una de las explosiones, murieron en el acto en esa provincia, en tanto que siete agentes del orden y dos civiles resultaron heridos, algunos de ellos de gravedad.

En Tizi-Uzu, capital de la Gran Cabilia, tuvieron lugar tres atentados similares en las localidades de Dra Ben Kheda, Mekla e Illula Umalu, con un balance de dos muertos y cuatro heridos. Además de las pérdidas humanas, las explosiones causaron importantes daños materiales en las estructuras de las sedes de los servicios de seguridad y en varios inmuebles adyacentes.

"Lo que ha ocurrido esta madrugada me parece terrible, las explosiones se oyeron en un radio de varios kilómetros. Algunos de los habitantes saltaron de sus camas y se echaron a la calle presas de pánico", dijo a Efe un joven llamado Mohend, habitantes de Dra Ben Kheda.

En la aldea de Si Mustafá, los testigos indicaron que varias paredes de la comisaría se derrumbaron estrepitosamente y hubo que emplear mangas de riego para borrar las huellas de la sangre vertida. Todos los servicios de seguridad acordonaron rápidamente las zonas de los atentados, lo que causó grandes embotellamientos en los puntos de acceso a las aldeas y localidades donde éstos ocurrieron.

El grupo salafista ha dejado sentir su voz una vez más y la estrategia que parece haber adoptado ahora es el uso de coches-bombas, una pequeña copia del drama que ocurre a diario en Irak.En octubre pasado, el GSP, que ahora se denomina "Al Qaeda en el Magreb", atentó de la misma forma contra las comisarías de Dergana y Reghaia, en la periferia de la capital argelina. Uno de los atentados ocurrido entonces lo fue empleando un camión parcialmente cargado de dinamita, cuya detonación causó tres muertos y varios heridos.

En diciembre, la misma banda terrorista atacó cerca de Argel a un minibús del personal de la empresa norteamericana Root Condor, matando al chófer argelino y a un trabajador libanés. Los salafistas han reiterado en varias ocasiones que no se van a rendir para acogerse a la oferta de amnistía del poder político en Argel y que, en lugar de ello, redoblarán de esfuerzos para continuar con su "Yihad" o guerra santa islámica.