Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

(Más) horror y consternación en las calles de Río

Un niño de seis años muere al ser arrastrado durante 15 minutos atado al coche que unos ladrones intentaban robar

João Hélio Fernandes fue enterrado ayer en el cementerio Jardim da Saude, en Sulacap, en la zona norte de la ciudad brasileña de Río de Janeiro. Tenía seis años. Y sufrió una muerte atroz. Fue brutalmente arrastrado por un coche robado por dos ladrones durante siete kilómetros, ante el espanto de los transeúntes, que pedían a gritos al conductor que parase, sin saber que se trataba de un robo.

En el coche viajaban, además del niño, su madre y su hermana. La mujer y la hija, que estaban en los asientos delanteros, consiguieron huir al ser asaltadas por dos ladrones a cara descubierta.

Cuando la madre fue a retirar al niño del asiento trasero, el pequeño quedó enganchado al coche por el cinturón de seguridad y fue arrastrado por varias calles de la ciudad, en el barrio de Cascadura, un suburbio de Río.

Ante el horror y la consternación de la población, la policía militar ha empeñado su palabra prometiendo que atrapará a los ladrones, probablemente traficantes de droga, a cualquier precio. Los agentes policiales del 9 Batallón (Rocha Miranda) que estaban de descanso volvieron al trabajo para ayudar en la búsqueda de los delincuentes. Según el director de Relaciones Públicas de la Policía Militar, el teniente coronel Rogerio Seabra, la conmoción en la policía es enorme.

“Se ha tratado de una barbaridad increíble. En mis 27 años de servicio nunca había visto algo ni siquiera parecido”, dijo Seabra.

El pequeño fue arrastrado por los ladrones durante casi 15 minutos ?como si sus asesinos se divirtieran con el juego? a través de más de 10 calles. Al final, los delincuentes abandonaron el coche con el niño destrozado y huyeron en dirección a la plaza Tres Lagoas.

Durante el entierro, hubo escenas de conmoción y de rabia. Los asistentes pedían que se les entregase a los ladrones. “Deberíamos arrastrarles a ellos, como hicieron con este inocente”, gritaba fuera de sí una mujer sencilla del suburbio donde tuvo lugar el asalto a la familia del niño.