'Kyrill' pierde fuerza al adentrarse en Rusia

El centro y el norte de Europa se recuperan de los estragos causados por las intensas lluvias y los vientos huracanados que han dejado unos 40 muertos

El temporal Kyrill con lluvias y vientos huracanados que afecta desde ayer al centro y norte de Europa, que ha causado cerca de 40 muertos así como cuantiosos daños materiales, está sobre Letonia y se prevé que se adentre hoy en Rusia, aunque va perdiendo fuerza. El temporal, que se formó en el océano Atlántico, desaparecerá en las próximas horas, después de que su punto más fuerte se localizara ayer sobre las islas británicas, según el Servicio Meteorológico de Londres.

Más información

Mientras en el centro de Europa la perturbación tiende a amainar y los países por los que ha pasado Kyrill recuperan poco a poco la normalidad, el temporal va perdiendo fuerza a medida que se adentra en Rusia, hasta el punto de que en el enclave de Kalingrado se ha levantado el aviso de tormenta dado con anterioridad. Por ello no se espera que cause grandes estragos, aunque los meteorólogos no descartan la posibilidad de nuevas inundaciones en San Petersburgo (segunda ciudad de Rusia) por el desbordamiento del río Neva. El Ministerio de Situaciones de Emergencia ha advertido de que pueden producirse desbordamientos de ríos y cortes del suministro eléctrico debido a la caída de postes de alta tensión.

Ucrania, por su parte, ha reanudado hoy el suministro normal de petróleo con destino a Europa del Este por el oleoducto Druzhba (Amistad), cortado anoche por el temporal y que dejó sin luz a más de medio millar de localidades.

Mientras tanto, la situación mejora en los países donde en horas pasadas Kyrill tuvo mayor virulencia.

Para Reino Unido, donde se registraron vientos de unos 120 kilómetros por hora, éste ha sido el peor temporal en diecisiete años y ha provocado la muerte de nueve personas, mientras que en la República Checa ha causado cuatro víctimas y en Polonia tres.

Alemania, donde Kyrill ha ocasionado al menos once muertos y daños materiales estimados en cientos de millones de euros, recupera lenta y paulatinamente la normalidad, con el restablecimiento del tráfico aéreo y la reanudación parcial del ferroviario, que ha estado interrumpido por completo en todo el territorio. Todavía hay vías férreas bloqueadas, mientras que la estación central de Berlín -cerrada por la caída de dos vigas de acero que servían de soporte a la fachada de cristal- no ha podido ser reabierta hasta esta tarde. El estado occidental de Renania del Norte-Westfalia ha sido el más afectado por el temporal, que en Alemania trajo vientos superiores a los 200 kilómetros por hora.

También el temporal ha remitido en Holanda y Bélgica, tras causar la muerte de seis personas en el primero de estos países y dos en el segundo, en su mayoría debido a la caída de árboles y muros y a accidentes de tráfico. La mejoría ha permitido el restablecimiento de todas las líneas de ferrocarril nacionales e internacionales en Bélgica y la vuelta a la normalidad del tráfico marítimo, aunque no se excluye que se produzcan inundaciones, pues las fuertes lluvias han dejado una quincena de ríos y canales en situación de alerta por desbordamiento.

Asimismo, en Francia el temporal tiende a amainar, tras causar la muerte de dos personas, y hoy se ha reanudado el tráfico marítimo entre los puertos del norte francés y el británico de Dover, y se ha restablecido la circulación de los trenes Eurostar entre Francia y Reino Unido por el túnel del Canal de la Mancha. Dos remolcadores franceses conducen hasta las costas británicas al carguero MSC Napoli con productos peligrosos, que había quedado a la deriva en el Canal de la Mancha, y cuya llegada a la bahía de Lamay se espera para esta noche.

En Rumanía, Kyrill ha causado destrozos, en especial en la provincia de Transilvania, donde dejó sin electricidad a más de 300 localidades y bloqueó parte del tráfico. Los meteorólogos han indicado que los vientos azotaron toda la zona central y norte del país y el temporal se extiende también hacia el área sur, donde se encuentra Bucarest, y la costa del mar Negro.

En Suiza, el temporal generó vientos de hasta 225 kilómetros por hora en los Alpes, en concreto a 2.850 metros de altura en el glaciar de Aletsch, uno de los más grandes de Europa (con 23 kilómetros), según los servicios meteorológicos. Al igual que ayer, hoy se han suspendido decenas de vuelos en diferentes aeropuertos suizos, especialmente en el norte, mientras que el de Ginebra funciona con relativa normalidad.

Italia, que se ha librado de los efectos del temporal porque los Alpes frenan los vientos, ha suspendido el servicio ferroviario hacia Alemania y Austria y sólo lo asegura hasta el paso fronterizo del Brennero. En los Alpes soplan intensos vientos que han obligado a anular las competiciones de esquí dentro de la Universiada de Turín y las que iban a realizarse en la localidad de Cortina de Ampezzo.

EFE
La tormenta Kyrill trae consigo vientos de hasta 150 kilómetros por hora. Los destrozos han sido cuantiosos y los países más afectados son Reino Unido y AlemaniaATLAS

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50