Irán "acelera su programa nuclear" en respuesta a las sanciones de la ONU

El Consejo de Seguridad castiga a Teherán y éste responde reforzando sus instalaciones atómicas

Irán ha advertido al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) de que no podrá esperar “el mismo nivel de cooperación” tras la decisión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de imponerle sanciones por su programa nuclear. “Esta resolución no será un obstáculo para que Irán progrese en el área nuclear”, ha señalado el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Mohammad Ali Hosseini. Poco después, el jefe de los negociadores iraníes sobre este asunto, Ali Larijani, anunciaba la instalación de 3.000 centrifugadoras en la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz.

Más información
Instalaciones nucleares de Irán
La ONU decide por unanimidad sancionar a Irán por su programa nuclear

La ONU dio ayer dos meses de plazo a Teherán para que suspenda de forma inmediata y sin condiciones su programa nuclear, y acordó por vez primera imponerle sanciones (de carácter no militar). La resolución 1.737 fue aprobada por unanimidad para presionar al régimen persa con el fin de que paralice sus actividades de enriquecimiento y el desarrollo de un reactor de agua pesada.

La reacción de Teherán ha sido elevar la apuesta. A partir de hoy comenzará a instalar las 3.000 centrifugadoras de Natanz como “respuesta inmediata a la resolución”, ha explicado Larijani. Hasta ahora Irán tenía sólo 164 de estas máquinas en esa instalación. “Aceleraremos nuestro programa nuclear”, ha declarado en la radio estatal el jefe de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento iraní, Allaeddine Boroujerdi.

El presidente del país, Mahmoud Ahmadinejad, ya había advertido días antes que iba a organizar “una gran fiesta de la nuclearización de Irán” para conmemorar el próximo mes de febrero el aniversario de la revolución islámica. “Hemos dicho en el pasado que si Occidente quiere instrumentalizar el Consejo de Seguridad, eso no tendrá ninguna influencia sobre nosotros, lo único para lo que servirá es para que persigamos nuestros objetivos en el campo nuclear con mayor celeridad”, ha añadido ahora Larijani.

La resolución 1.737

La resolución 1.737 es la segunda que adopta el Consejo de Seguridad contra Irán y la primera que contempla sanciones. La ONU aprobó en verano un primer texto (1696) en el que daba de plazo hasta el 31 de agosto para que suspendiera su plan nuclear. En ambos la carga de la prueba recae sobre Teherán. La negociación fue compleja y para forjar el consenso se tuvo que rebajar el alcance de la reprimenda. Éstos son, en síntesis, los puntos principales del texto.-Base legal: la resolución se apoya en el artículo 41 de la Carta de la ONU, que limita la acción al ámbito económico y diplomático, y excluye la amenaza militar.- Embargo: los países deberán prohibir la distribución, venta o transferencia directa o indirecta a Irán de material, equipamiento y tecnología que pueda ir destinado al programa nuclear y de misiles balísticos, así como asistencia técnica y financiera.- Viajes: los países deberán vigilar la entrada en su territorio de individuos iraníes relacionados con el programa atómico. Los movimientos deberán ser notificados.- Activos financieros: la resolución obliga a congelar los fondos en el extranjero controlados o en propiedad de individuos o entidades vinculadas con el plan nuclear.- Formación: se restringe cualquier tipo de formación de especialistas iraníes en ámbitos que puedan ser utilizados para desarrollar la bomba atómica.- Plazo: el Organismo Internacional de la Energía Atómica deberá presentar un informe en 60 días. Si los iraníes cumplen, se podrían eliminar las sanciones. Si sigue desafiante, se adoptarán otras nuevas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS