Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren 43 mujeres en el incendio de un centro de desintoxicación en Moscú

La Fiscalía rusa abre una investigación y apunta a que pudo ser intencionado

Al menos 43 mujeres han muerto esta madrugada y otras diez han resultado heridas en un incendio en el hospital de tratamiento de drogadictos número 17 en la capital rusa, según el último balance ofrecido por el Ministerio de Rusia para Situaciones de Emergencia. El siniestro se produjo alrededor de las 23.40 hora española en la segunda planta de un hospital situado al sudoeste de Moscú. Aunque sus causas hasta ahora se desconocen, la Fiscalía no descarta la posibilidad de que el fuego haya sido provocado de manera intencionada.

"Según los últimos datos, como resultado del siniestro murieron 42 personas, otras 214 fueron evacuadas del edificio y 50 permanecen en él, pero sus vidas no corren peligro", ha declarado a la agencia Interfax Yevgueni Bobylev, portavoz de Emergencia para Moscú. Poco después, la agencia oficial RIA-Novosti, que cita fuentes de la Fiscalía de Moscú, ha elevado a 43 las víctimas del siniestro.

Bobylev ha subrayado que los bomberos y los equipos de socorro se presentaron en el lugar del incendio seis minutos después de recibir la señal de alarma. Ha agregado que todas la víctimas mortales eran mujeres que padecían drogadicción y que se encontraban encerradas en habitaciones con ventanas enrejadas, lo que ha dificultado la labor de los bomberos.

La mayoría de ellas, según el portavoz, murieron de asfixia por la combustión de los materiales plásticos que recubrían las puertas en el interior de las habitaciones. Entre las víctimas se encuentran dos mujeres miembros del personal del establecimiento médico. De acuerdo con el parte de los bomberos, la superficie afectada por el incendio, cuyas causas de momento se desconocen, no superó los 25 metros cuadrados.

Sospechan que fuera intencionado

"Las causas del siniestro se están investigando, pero lo que se puede decir ya es que las acciones del personal (del hospital) fueron insuficientes", ha declarado Víctor Klimkin, inspector jefe del servicio de bomberos de Moscú. Según fuentes de la Fiscalía, si bien las rejas de las ventanas podían ser abiertas el personal del hospital no consiguió hacerlo oportunamente, lo que hubiera permitido la rápida evacuación de las pacientes, habida cuenta de que el fuego se produjo en la segunda planta.

Yuri Nenáshev, un alto cargo del Ministerio de Emergencia, que se personó en el lugar de los hechos, ha dicho a Interfax que se halló el lugar donde comenzó el fuego y que "lo más probable es que haya sido provocado de manera intencionada". "Personal de nuestro laboratorio ha constatado que en el lugar donde se originó el incendio no había ningún tipo de cables o artefactos eléctricos", ha añadido. El funcionario ha explicado que el elevado número de víctimas se debió a que una de la escaleras de evacuación de hallaba cerrada y a que el paso hacia la segunda lo impedía el humo.

Nenáshev reveló que el Ministerio de Emergencia había demandado la suspensión de las actividades del hospital por violaciones a las normas de seguridad para la prevención de incendios. "El 20 de marzo un tribunal de Justicia examinó nuestra demanda, pero lamentablemente se limitó a amonestar a la administración del hospital", ha agregado.