Muere el ex espía ruso envenenado en Londres

Los médicos no han establecido aún las causas del fallecimiento de Alexander Litvinenko, cuya muerte investiga Scotland Yard

El portavoz del hospital de Londres ha confirmado la muerte del ex agente de los servicios de espionaje rusos Alexander Litvinenko, supuestamente envenenado hace unas semanas en la capital británica. Litvinenko se encontraba “muy grave”, ingresado en la unidad de cuidados intensivos del hospital University Collage, tras sufrir su salud “un gran deterioro” anoche. Los médicos no han establecido aún las causas de la muerte de Litvinenko.

Litvinenko, de 43 años, se debatía entre la vida y la muerte después de haber sufrido la noche anterior un ataque al corazón.

Más información
Un análisis de orina apunta a que Litvinenko murió envenenado con polonio radiactivo

Litvinenko es un conocido disidente de la política del presidente ruso, Vladímir Putin. Moscú ha negado las acusaciones de amigos suyos que afirman que quiso quitarle de en medio. “Nuestra investigaciones sobre las causas de su estado prosiguen y no estamos dispuestos a hacer otra declaración hasta que tengamos información más concreta”, ha explicado este jueves el portavoz.

Ni rastro de talio

Fuentes del hospital londinense University College Hospital en el que estaba ingresado ya había señalado unas horas antes de comunicar la muerte del ex espía que Alexander se encontraba luchando entre la vida y la muerte en la Unidad de Cuidados Intensivos. Además, en el último parte médico el hospital rechazó de plano la probabilidad de que Litvinenko hubiese sido envenenado con talio (un elemento tóxico muy volátil imposible de detectar ya en su organismo y capaz de causar la muerte con sólo un gramo), como se pensó en un primer momento.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El director de cuidados intensivos del University College, de Londres, Geoff Bellingan, señaló, además, que pese a las intensas pruebas realizadas, no está claro qué es lo había causado el grave estado de Litvinenko, quien había perdido el cabello y sufría un grave deterioro de su sistema inmunológico. La radiotelevisión pública británica informó ayer de que las pruebas realizadas a Litvinenko indican que se tragó tres objetos extraños. En este sentido, los médicos que le atendían han descartado que fuese metal. "Estamos ahora convencidos de que las sombras que aparecen en los rayos X fueron causadas, como es de esperar, por azul prusiano, un agente terapéutico no tóxico que le fue administrado como parte de su tratamiento", aclaró el doctor Bellingan ayer por la tarde.

Scotland Yard investiga

Litvinenko -ex agente del Servicio Federal de Seguridad (antiguo KGB soviético) y refugiado en el Reino Unido desde el 2000- estba custodiado por la policía durante su ingreso hospitalario. La investigación del supuesto envenenamiento está en manos de Scotland Yard, que lleva a cabo "extensas pesquisas" para establecer la causa de la enfermedad del ex agente.

Litvinenko, que pidió asilo en Reino Unido en 2000, enfermó tras mantener una reunión secreta en un restaurante japonés con Mario Scaramella, un profesor universitario italiano con buenos contactos en el mundo del espionaje. Según cuentan medios británicos, Scaramella le facilitó nombres de las personas que podrían estar involucradas en el asesinato de la periodista rusa Anna Politkovskaya, que Litvinenko estaba investigando.

El Servicio de Espionaje Exterior (SVR) de Rusia ha negado cualquier implicación en el aparente envenenamiento de Litvinenko. "Todas las acusaciones vertidas contra el SVR parecen, como mínimo, poco convincentes", declaró Serguéi Ivanov, jefe de prensa del SVR, a la agencia Interfax.

El ex agente ruso Alexandr Litvinenko, ayer, en un hospital de Londres. A la derecha, con su libro, en mayo de 2002.
El ex agente ruso Alexandr Litvinenko, ayer, en un hospital de Londres. A la derecha, con su libro, en mayo de 2002.EFE / AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS