Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El partido de los Kaczynski, gran perdedor de las municipales polacas según los sondeos

Los estudios apuntan a que será necesaria una segunda vuelta en Varsovia, capital del país

El presidente polaco, Lech Kaczynski, vota en un colegio electoral de Varsovia durante las elecciones municipales de este domingo.
El presidente polaco, Lech Kaczynski, vota en un colegio electoral de Varsovia durante las elecciones municipales de este domingo. EFE

El partido Ley y Justicia de los hermanos Kaczynski se perfila como el perdedor de los comicios municipales en la mayoría de las principales ciudades polacas, según los resultados de un sondeo a pie de urna del instituto demoscópico GFK Polonia, difundido por todos los medios audiovisuales del país. A la espera de resultados oficiales, que no se conocerán hasta este lunes, dicho sondeo indica que aún no ha terminado la batalla por la alcaldía de Varsovia, ciudad en la que la participación ha superado el 49%, ya que ninguno de los candidatos habría logrado el 50% de los votos más uno, como exige la ley.

Haría falta, pues, una segunda vuelta a la que iría como ganador de la primera el ex primer ministro Kazimierz Marcinkiewicz, del partido gubernamental Ley y Justicia -que lideran los Kaczynski- con el 36,7% de los votos, si se confirman los datos de los sondeos. Le seguiría muy de cerca la ex presidenta del Banco Central Hanna Gronkiewicz Waltz, de la Plataforma Cívica (principal partido de la oposición), con el 35,5% de los votos. La batalla definitiva de la segunda vuelta, en dos semanas, sería entonces decidida por los electores que han votado al tercer candidato más popular, Marek Borowski, del bloque centro-izquierdista y que habría conseguido algo más del 20% de los sufragios.

Cuestión de honor

Todos los analistas coinciden en que, de producirse esa nueva vuelta, Gronkiewicz Waltz se llevaría los votos de la izquierda y el centro y derrotaría a Marcinkiewicz, lo que significaría el primer gran fracaso de los hermanos gemelos Lech y Jaroslav Kaczynski, presidente y primer ministro, respectivamente, de Polonia. Para ambos, el triunfo en Varsovia, donde fue alcalde Lech antes de conquistar la Jefatura del Estado, es una cuestión de honor y la casi segura derrota que sufrirán les obligará a reflexionar sobre la viabilidad de la política que realizan.

Además, los resultados que el sondeo otorga a la oposición en otras grandes ciudades del país, también confirmarían el debilitamiento del respaldo para la política del Gobierno. Según las encuestas a pie de urna dadas a conocer al cierre de los colegios, en Wroclaw habría resultado el más votado, con un 89% de los votos, un candidato independiente, mientras que en Cracovia se llevaría la mayoría el actual alcalde de la izquierda y en Gdansk el candidato de la Plataforma Ciudadana.

De confirmarse, una de las grandes sorpresas sería el resultado que augura el sondeo en la ciudad de Bialyustok, situada en una zona que parecía dominada por los partidarios de los Kaczynski, pero donde habría triunfado, con casi el 50% de los votos, el candidato liberal, al que no daban tal resultado ni los dirigentes de su propia agrupación.

Primera reacción

En sus primeras declaraciones, Jaroslaw Kaczynski ha destacado que los resultados que parece haber obtenido su partido demuestran que una gran parte de la sociedad apoya los planes del gobierno y por eso está seguro de que "esos planes en definitiva triunfarán".

Su optimismo, se basa en que el bloque de partidos que apoya al gobierno -los conservadores de Ley y Justicia, los populistas de Samoobrona y los ultra católicos y nacionalistas de la Liga de las Familias Polacas- previsiblemente ganarán los comicios en las pequeñas ciudades y zonas rurales, donde podrían dominar los alcaldes y concejales alineados con el gobierno.