Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oaxaca sigue paralizada y miles de manifestantes exigen la salida de las tropas

Las fuerzas federales enviadas por el presidente Fox retomaron ayer el control de la ciudad tras cinco meses de desgobierno

Agentes de la Policía Federal Preventiva dispersa a un grupo de manifestantes en Oaxaca
Agentes de la Policía Federal Preventiva dispersa a un grupo de manifestantes en Oaxaca AP

La capital de uno de los estados más pobres de México ha amanecido con la resaca lógica después de tres días de mucha tensión, sumados a la ya acumulada por los cinco meses que dura el conflicto, originado por una huelga del magisterio que ha derivado en un levantamiento popular de mayor envergadura y ha causado diez muertos confirmados.

Mientras tanto, miles de simpatizantes de la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO), organización que ha liderado la revueltas en la ciudad mexicana para exigir la dimisión del gobernador Ulises Ruiz, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se han manifestado en los aledaños de la plaza del Zócalo, en el corazón de Oaxaca, para exigir la salida de las fuerzas del orden enviadas ayer por el presidente Vicente Fox. Controlados en todo momento por la policía federal, los manifestantes han increpado a los agentes y han rechazado con modos pacíficos su presencia en el lugar, que las fuerzas del orden recuperaron el domingo tras un operativo de más de seis horas. Los integrantes de la protesta se desplazan hacia la iglesia de Santo Domingo, también en el centro de Oaxaca, donde van a celebrar un mitin para fijar sus futuras actuaciones en la crisis que vive la ciudad.

Por otra parte, un número indeterminado de las 12.000 escuelas en el estado mexicano de Oaxaca (sur) han reanudado este lunes las clases después de cinco meses de huelga, aunque los centros de la capital mantenían sus puertas cerradas, ha informado el Sindicato de Maestros. Los maestros, cuya huelga encendió la chispa en Oaxaca, acordaron la semana pasada reanudar las clases el lunes. El domingo, la Policía Federal lanzó una operación para recuperar el control del centro de la ciudad de Oaxaca, tomada a desde el inicio del paro por detractores del gobernador estatal, Ulises Ruíz.

Sin colegio durante meses

"En la ciudad de Oaxaca no hubo regreso a clases por el escenario que se está dando en estos momentos. En las regiones hay un regreso parcial", ha explicado el dirigente sindical Enrique Rueda en una entrevista a la cadena Televisa. En colegios privados de la capital aparecían avisos como el siguiente: "No hay clases por la situación que se vive en la ciudad. Nosotros les avisaremos. Por su comprensión, gracias".

Por su parte, el portavoz del presidente Vicente Fox, Rubén Aguilar, se ha mostrado confiado en que "en breve tiempo" habrá normalidad docente. "Hoy comenzarán algunas escuelas, mañana otras, de manera tal que se pueda en muy breve tiempo, en la totalidad de las escuelas, reanudar el ciclo escolar 2006-2007", ha añadido.

Varios muertos en la operación

En las calles del centro y del extrarradio son todavía visibles las secuelas de la operación ejecutada el domingo por la policía federal, en respuesta a la escalada de violencia que el viernes causó cuatro muertos, entre ellos un periodista estadounidense. Aunque el ministerio del Interior dice que en el operativo no hubo víctimas, los alzados aseguran que hubo tres muertes, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) dice que dos y el portavoz presidencial, Rubén Aguilar, afirma que uno, pero que se trató de un joven que murió cuando manipulaba un petardo. Entre las cenizas de vehículos, neumáticos y diferentes objetos de mobiliario urbano incendiados por algunos radicales, los ciudadanos han vuelto este lunes a transitar, aunque han sido muy pocos los comercios que han abierto.

Toma de Oaxaca

La pasada madrugada las fuerzas federales mexicanas recuperaron el control del centro y de varios edificios públicos de la ciudad sureña de Oaxaca, después de una larga e intensa operación llena de incertidumbre que puso fin a cinco meses de ocupación de los maestros y otros sectores sociales.