Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Georgia acusa a Rusia de emprender una "limpieza étnica atenuada"

El ministro de Asuntos Exteriores de Georgia, Guela Bezhuashvili, ha acusado hoy a Rusia de lanzar una "atenuada limpieza étnica" contra los georgianos que viven en territorio ruso. El ministro se refiere a la supuesta campaña de "acoso" emprendida por las autoridades rusas contra los georgianos: cierre de restaurantes, casinos, registro de innumerables negocios y, sobre todo, la deportación de inmigrantes considerados indocumentados.

"Tiene lugar una limpieza étnica, en una forma atenuada, de los georgianos que viven en Rusia", ha afirmado el ministro georgiano de Exteriores en una entrevista en la sede del ministerio en Tiflis. La campaña a la que se refiere Bezhuashvili se suma al bloqueo por aire, tierra y mar impuesto por Moscú el pasado lunes tras la detención por espionaje en Georgia de cuatro presuntos miembros del Servicio de Inteligencia Militar(GRU) de Rusia. "Se nos intenta castigar sólo porque nuestra elección no les gusta a los que se encuentran en el Kremlin". Esta elección se refiere a la disposición de Georgia de integrarse en Europa y en la OTAN.

El titular de Exteriores ha aseverado que su país está dispuesto a "acoger" a los georgianos deportados. "Hemos conseguido llamar la atención de la comunidad internacional sobre que Georgia es castigada por su elección. Ningún europeo ni norteamericano alberga duda alguna al respecto. Eso es lo que ha conseguido Rusia, al comportarse como un irresponsable con Georgia", ha explicado.

Un avión del ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia deportó el viernes a un grupo de 143 inmigrantes georgianos indocumentados. Horas después, el jefe del departamento consular de la embajada georgiana en Moscú, Zurab Pataradze, denunció que algunos de los expulsados disponían de permiso de residencia. Las autoridades rusas mantienen que la gran mayoría de georgianos que trabajan en Rusia -en torno al millón- son ilegales, por lo que deben regularizar su situación o regresar a su país de origen.

Según el Servicio de Migración de Rusia (SMR), cerca de 80.000 georgianos llegaron a Rusia en los primeros seis meses de este año, de los que 29.000 no figuran en sus listas. "Uno de cada cien georgianos viola la ley, mientras en el caso de otras nacionalidades este porcentaje es de uno de cada mil", asegura Mijaíl Tiurkin, subdirector del SMR.

Bezhuashvili tiene previsto viajar a Moscú el próximo 1 de noviembre para reunirse con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, en el marco de la Organización para la Cooperación Económica del Mar Negro. "Debemos calmarnos y encontrar la forma de satisfacer los intereses de ambos países. Georgia está dispuesta a ser socio de Rusia, tener en cuenta los intereses rusos, pero sólo si se comporta de manera responsable".

Mientras, dos aviones del ministerio de Situaciones de Emergencia evacuarán en los próximos días a los 300 rusos que desean abandonar Georgia debido a la escalada de la tensión entre ambos países.