Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 35,6% de los italianos votó el primer día de referéndum sobre la reforma de la Constitución

La consulta sobre la más importante modificación de la Carta Magna en 60 años concluirá este lunes a las 13.00

Un 35,6% de los italianos acudió hoy a las urnas, hasta las 22:00 horas, para decidir en referéndum si reforman su Constitución, en vigor desde 1948. Se trata de la reforma más importante en 60 años, pero para su aprobación no es necesario ningún quórum de participación. Es decir, el resultado de la conculta será válido independientemente del número de votantes. La propuesta de reforma Constitucional fue elaborada con el equipo de Berlusconi en el Gobierno, pero ahora los papeles se han cambiado y el Ejecutivo de Prodi ha promovido la campaña por el no, dejando el para la coalición de derecha.

Los cerca de 60.000 colegios electorales repartidos por toda Italia abrieron sus puertas a las ocho de la mañana y han cerrado a las diez de la noche. La votación continúa este lunes, a las 07.00, y hasta las 15.00. A continuación, comenzará el recuento, a pesar de las peticiones de que éste se retrasara para no coincidir con el partido de la selección en los cuartos de final del Mundial de Alemania, a las 15.00.

Un 35,6 de los 47 millones de italianos que pueden votar lo han hecho este domingo. Se trata de una participación relativamente alta en relación al anterior referéndum, celebrado en 2001, sobre una reforma administrativa, cuando a mitad de la jornada sólo había acudido a las urnas el 7,8% de los votantes.

Cambio en más de 50 artículos

La aceptación de la ley aprobada por el antiguo Gobierno de Berlusconi introduciría una radical reforma de la segunda parte de la Constitución, con el cambio de 54 de sus 139 artículos. La Ley se basa sobre todo en una introducción del federalismo en el país, con la concesión de competencias en materia de seguridad (policías locales), educación y sanidad. Pero además cambia el funcionamiento del Parlamento, con la creación de un Senado regional, y da mayor poder al presidente del Gobierno, disminuyendo las competencias del jefe del Estado.

La reforma, fuertemente ansiada por el grupo separatista de la Liga Norte, es apoyada por la coalición de centro derecha que pide que los electores voten 'sí' a la aprobación de la ley que modernizaría el Estado, mientras que la ahora mayoría gubernamental de centro izquierda la considera un "caos" y un peligro para el funcionamiento de las instituciones y pide que se vote 'no'.

Regreso a las urnas

Es la tercera vez que los italianos acuden a las urnas en un período de menos de tres meses; primero fueron las legislativas, el 9 y 10 de abril; después las municipales, el 28 y 29 de mayo (y que en algunos lugares se extendieron en una segunda vuelta hasta el 11 y 12 de junio); y ahora el referéndum por la reforma constitucional: la tercera prueba de fuego a la que se ha sometido el recién nombrado presidente para demostrar su autoridad.

Romano Prodi ha asegurado que el Gobierno no se verá "en ningún caso" afectado por el resultado de la consulta, mientras que desde el centroderecha se insiste en que, en caso de una victoria del , el primer ministro debería plantearse su dimisión.