Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas despiden en Beirut al diputado antisirio Gibran Tueni

Los manifestantes claman contra Siria, a quien culpan del asesinato

Decenas de miles de personas han despedido hoy al diputado y periodista antisirio Gibran Tueni, asesinado el lunes en Beirut en un atentado con coche bomba, convirtiendo su funeral en una desconsolada protesta contra el régimen de Damasco, al que se acusa de estar detrás del ataque. El funeral ha recordado las masivas manifestaciones que siguieron el asesinato, en febrero y en circunstancias similares, del ex primer ministro de Líbano Rafic Hariri.

El asesinato de Tueni ha desatado, como ya lo hiciera el de Hariri, una oleada de protestas entre la población, poniendo de nuevo al Gobierno de Líbano en el disparadero. Entonces, Siria se vio obligada a poner fin a casi 30 años de presencia militar en el Líbano, país que controlaba de facto.

"Queremos tu cabeza, Bashar", clamaba la multitud en el entierro de Tueni, en referencia al presidente sirio, Bashar al Asad. "Estamos aquí para revolvernos contra la opresión y la barbarie que se está llevando a nuestros mejores hombres", decía uno de los manifestantes en Beirut. Los manifestantes, con banderas de Líbano, respondían a la llamada de la oposición antisiria, que pidió tras el asesinato una gran demostración durante el funeral de Tueni.

Muchos de ellos han portado el ataúd con los restos de Tueni, envuelto en la bandera de Líbano, por las calles de Beirut, hasta la iglesia greco-ortodoxa donde se oficiará el funeral.