Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pinochet y el ex jefe de la policía secreta se acusan mutuamente de los crímenes de la dictadura

El ex dictador y el general retirado Manuel Contreras protagonizan un "histórico" careo ante el juez que investiga la muerte de 119 opositores

El ex dictador Augusto Pinochet y el responsable de la policía secreta (DINA) durante la dictadura chilena (1973-1990), Manuel Contreras, han protagonizado hoy un "histórico" careo ante el juez Víctor Montiglio, que investiga la responsabilidad de ambos en la tortura y desaparición de 119 opositores en el marco de la llamada Operación Colombo. Los que en su día fueron estrechos colaboradores, hoy por espacio de dos horas se han acusado mutuamente de los crímenes que se juzgan.

Contreras, procesado en decenas de asesinatos cometidos durante la dictadura por los que ya ha cumplido varias condenas, solicitó el careo después de que Pinochet asegurara ante el juez desconocer la relación de cercanía que tenía con el ex jefe de la Dirección de Inteligencia Militar (DINA) e incluso llegara a decir que Contreras no estaba bajo su mando.

El careo se ha llevado a término en la Casa Militar del Ejército en el lujoso barrio de Lo Curro, en la precordillera de Santiago, bajo un férreo operativo de seguridad y sin la presencia de los medios de comunicación. En la diligencia también ha participado el ex coronel de Carabineros y ex jefe de la policía secreta Ricardo Lawrence, quien en anteriores declaraciones ha mantenido que Pinochet y Contreras tenían una estrecha relación de trabajo, respaldando el argumento que desde hace más de 30 años ha esgrimido el ex jefe represor para justificar las actuaciones de la DINA.

Pinochet está desaforado, es decir, privado de su fuero judicial, por su responsabilidad directa como autor intelectual de 19 de los 119 crímenes cometidos por la DINA, que quiso encubrir las muertes con un montaje, simulando que las víctimas se habían matado entre sí en ajustes de cuentas, mientras eran torturados y asesinados en los cuarteles secretos de este organismo.

"No me acuerdo"

Tras varios exámenes médicos ordenados por la justicia, seis médicos del estatal Servicio Médico Legal concluyeron esta semana, a petición de la Corte Suprema, que Pinochet está "mentalmente apto" para enfrentar un juicio y que exageró sus síntomas de senilidad para aparentar mayor gravedad.

Cuando el juez ha preguntado hoy a Pinochet sobre las supuestas órdenes que le dio a Contreras para cometer las decenas de crímenes ejecutados por la DINA, éste ha contestado: "No me acuerdo, pero no es cierto. No es cierto, y si fuese cierto, no me acuerdo. A Contreras le gustaba tener engatusado, envuelto al jefe, para poder meter sus cosas", ha argumentado. El ex dictador ha asegurado que Contreras no le informaba de las actuaciones del órgano represor: "Muchas veces había que sacarle con tirabuzón la información, porque no decía nada o mentía. Pero de lo cual no me acuerdo". Pinochet ha agregado que prescindió de Contreras porque estaba "creando problemas" y porque "me ofreció un depósito de fondos en el extranjero". "Manuel Contreras a mi parecer quiso tomar el país, pero no me acuerdo. Yo saqué a Contreras porque estaba creando problemas que yo había prohibido. Tengo que haber sido yo, porque el único que lo podía mover era yo. Me acuerdo por qué lo saqué. Me ofreció unos depósitos de fondos en el extranjero y yo lo saqué por eso. Yo rechacé el ofrecimiento que me hizo", ha defendido Pinochet ante el juez.

"Los Batman y Robin del crimen"

Una vez concluido el careo, el magistrado ha expresado su satisfacción por los términos en que se ha realizado la diligencia. "Han sido muy positivas, se han desarrollado en un ambiente muy tranquilo, muy normal y esperamos que todo resulte bastante bien", ha dicho antes de añadir que , por ahora, "no hay apuro" en decidir un posible procesamiento de Pinochet, ya que aún debe recabar más antecedentes.

El abogado Eduardo Contreras, querellante contra Pinochet en varios procesos, ha comentado que el careo supone "un hecho histórico" que va a permitir aclarar la participación de ambos en las violaciones de los derechos humanos. "Fueron una pareja, los Batman y Robin del crimen, y ahora están peleados por sus distintos intereses", ha resumido.

Dos viejos amigos enfrentados

El careo de hoy ha supuesto el primer encuentro entre Pinochet y Contreras desde el 11 de septiembre de 1995, cuando ambos generales en situación de retiro se toparon en la conmemoración del vigésimo aniversario del golpe Estado de 1973, ocasión en la que el ex dictador dio la espalda a su antiguo colaborador. Dos meses después, Contreras se atrincheró en una finca del sur de Chile para evitar ser detenido por el asesinato del ex ministro de Exteriores Orlando Letelier. Pinochet entonces lo instó por teléfono a entregarse. Desde mucho antes, Contreras considera que Pinochet abandonó a quienes hicieron el trabajo sucio de la represión y en ese marco reveló en 1997 que el ex dictador era el verdadero jefe de la DINA.

Más información