Francia lanza una ley antiterrorista que refuerza el control de las comunicaciones e Internet

El presidente Jacques Chirac alerta del riesgo "real" de que se produzcan atentados en el país

El Gobierno francés ha presentado hoy un proyecto de ley destinado a reforzar la lucha antiterrorista ante el riesgo "real" de que se produzcan atentados en el país, según ha advertido hoy el presidente de la República, Jacques Chirac. La nueva batería legal, presentada por su impulsor el ministro del Interior y número dos del Ejecutivo, Nicolas Sarkozy, prevé aumentar el control de las comunicaciones por teléfono e Internet y ampliar el poder de actuación de la policía sin mandato judicial.

Más información
Las oficinas europeas de protección de datos apoyan que se guarde un año la información telefónica

"El riesgo de atentados es real", ha afirmado Chirac, quien ha añadido que el proyecto de ley da a rancia "instrumentos nuevos de acción" porque "la exigencia es adaptar permanentemente nuestros dispositivos a la evolución de la amenaza" y anticiparse a ella. La futura norma será examinada con carácter de urgencia por el Parlamento desde el próximo día 22 con vistas a su adopción antes de fin de año.

Sarkozy, por su parte, defendió el texto de las voces que ya se han alzado contra el "estado policiaco" que supuestamente pretende implantar. "Mi deber es asegurar la seguridad de las personas", ha asegurado Sarkozy al denunciar como "una polémica estéril" las críticas al texto y ha afirmado que tras los atentados de Londres era preciso "adaptar el dispositivo jurídico" para proteger a los franceses.

Sacando las lecciones de los atentados de Londres, donde las cámaras permitieron identificar a posteriori a los kamikazes, el proyecto prevé el desarrollo de la vídeo-vigilancia, no sólo en aeropuertos, estaciones de trenes y otros transportes públicos, sino también junto a lugares de culto o comercios. El texto refuerza también el control de las comunicaciones por teléfono e internet y el de los viajes a países de "riesgo", y endurece las penas por la preparación de actos terroristas contra personas.

Refuerzo de las competencias policiales

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

En cuanto al refuerzo de las competencias policiales, el proyecto prevé que los agentes tengan acceso automáticamente a los datos personales de pasajeros de compañías aéreas, marítimas y ferroviarias, y de los usuarios de operadores telefónicos, y a los ficheros administrativos [como el carné de conducir e identidad]. Además, podrán instalar donde quiera sistemas de vigilancia fotográfica de vehículos, fotografiar a sus ocupantes y guardar las imágenes durante ocho días.

En cuanto al control de las comunicaciones, los operadores de telefonía y los cafés de Internet deberán conservar los datos de conexión de las comunicaciones (quién ha llamado a quien, desde dónde y durante cuánto tiempo, pero no el contenido) y entregárselos a la policía. El Gobierno desea que los datos de las estas conexiones sean conservados durante un año.

En el ámbito judicial, las penas máximas que afronten los dirigentes o participantes en una asociación de malhechores con fines terroristas para atentar contra personas pasarán a 30 y 20 años de prisión, respectivamente, frente a los 20 y 10 actuales. Además, un condenado por terrorismo podría perder la nacionalidad francesa durante 15 años desde su naturalización.

Sarkozy es protegido por sus guardaespaldas durante una visita hoy a un suburbio de París donde se han producido incidentes.
Sarkozy es protegido por sus guardaespaldas durante una visita hoy a un suburbio de París donde se han producido incidentes.AP

Críticas de las asociaciones de derechos humanos

Ciertas disposiciones del proyecto de ley van acompañadas de garantías (el acceso a datos privados deberá ser aprobado por una "personalidad cualificada") serán vigentes durante tres años iniciales: en 2008 el Parlamento decidirá si se mantienen o no.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS