Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un violento terremoto en la frontera entre Pakistán e India causa más de 2.000 muertos

El seísmo, de 7,6, se ha producido a unos 95 kilómetros al noreste de Islamabad

Islamabad / Nueva Delhi
Un violento terremoto en la frontera entre Pakistán e India causa más de 2.000 muertos

Un terremoto de 7,6 en la escala abierta de Richter ha sacudido la pasada madrugada Pakistán, en el centro de Asia. El temblor, que también ha afectado a India y, en menor medida, a Afganistán, ha causado la muerte a más de 2.000 personas, según los balances provisionales hechos públicos por las autoridades de estos países. La zona más afectada es el noroeste paquistaní, donde se han contabilizado más de 1.900 muertos y 1.700 heridos. Además, hay decenas de personas atrapadas entre los escombros, se han interrumpido las comunicaciones y centenares de paquistaníes se han quedado sin hogar. Al menos 300 personas han perdido la vida y otras 800 han resultado heridas en la zona de Cachemira bajo control de India, donde se han registrado protestas por la falta de auxilio. El Ministerio de Exteriores no tiene constancia de que haya españoles afectados. España, Reunio Unido y Suiza ya han enviado ayuda a estos países.

El seísmo se ha producido 9.20 hora local (6.50 horas en la España peninsular) a unos 95 kilómetros al noreste de la capital paquistaní, Islamabad, en una zona montañosa cerca de la frontera con India, según ha informado un portavoz del Servicio Geológico de EE UU. La zona del seísmo, la región himaláyica de Cachemira, es un área de alto riesgo de terremotos, donde los sismólogos habían detectado un aumento de actividad de las placas tectónicas en los últimos años. Además de en Paquistán, el temblor se ha sentido en una franja de naciones separadas por 2.000 kilómetros, desde la zona norte de Afganistán hasta Bangladesh, pero sobre todo en India. En este país, ha causado estragos en Cachemira, y sus efectos han llegado a Nueva Delhi, Punjab, Gujarat y Madhrya Pradesh. Al temblor han seguido varias réplicas, la más fuerte de 5,9.

Se espera que la región entera de Cachemira, tanto la parte india como la paquistaní, sufra varias réplicas durante los próximos dos días, que podrían alcanzar hasta 6, por lo que las autoridades han advertido a los ciudadanos de que tomen precauciones. La cifra de muertos es provisional. En Pakistán, el Gobierno estima que ha acusado más de mil muertos en la zona de Cachemira bajo su control, aunque aún no lo puede determinar con exactitud porque desconoce cuántas personas siguen atrapadas entre las ruinas de los inmuebles derruidos. Otras 900 personas han muerto en la provincia de North-West Frontier, entre ellos unos 400 escolares de primaria, cuyos cadáveres han sido rescatados de los escombros de sus escuelas. Además, se calcula que hay 1.700 personas heridas en el noroeste del país.

Sólo dos muertos en Afganistán

Varias aldeas han quedado sepultadas por aludes provocados por el movimiento sísmico, y tanto el número de víctimas como los daños son "enormes", en palabras del portavoz de las Fuerzas Armadas, el general Shaukat Su, que habla de "tragedia nacional". Según los medios paquistaníes, el 80% de las localidades de la provincia del Punjab han resultado afectadas, al igual que el 70% de North-West Frontier. En esta última provincia, han muerto al menos 500 personas, mientras continúan los problemas para las comunicaciones telefónicas en gran parte del país. En Islamabad, parte de un edificio de 12 pisos, la Torre Margalla, se ha caído y, según los medios paquistaníes, hay 30 personas atrapadas. En Lahore (este de Pakistán) y Quetta (oeste del país) se han desplomado al menos dos inmuebles. En India, al menos 300 personas, entre civiles y militares, han muerto en su zona de Cachemira.

Entre los muertos figuran 20 soldados que han perecido en avalanchas a lo largo de la frontera que separa India y Pakistán, según ha explicado el coronel H. Juneja, portavoz del Ejército indio. Además, al menos 800 personas han resultado heridas, según datos de B.B. Vyas, comisionado del departamento de Jammu-Cachemira, que ha añadido que soldados y voluntarios locales estaban todavía sacando a personas de entre los escombros de viviendas derrumbadas. Unas 2.700 viviendas han quedado destruidas o dañadas en el Estado de Jammu-Cachemira, ha asegurado. En varias aldeas de este Estado, una zona de gran pobreza debido, sobre todo, a la insurgencia separatista, se han producido manifestaciones y concentraciones de afectados que protestaban contra las autoridades por la falta de ayuda.

Así, los habitantes de la ciudad de Uri, la más afectada, han salido a las calles y muchos han denunciado que, cerca de 12 horas después del seísmo, todavía no han recibido agua ni se les ha asignado ningún lugar donde dormir. En Afganistán, los efectos del seísmo son menores. De momento, sólo se ha informado de una niña de 11 años, que ha muerto aplastada por el derrumbe de su vivienda, y una maestra, que ha fallecido por un ataque cardíaco provocado por la conmoción del terremoto. La Dirección General de Comunicación Exterior ha señalado que no tiene constancia de que haya españoles afectados por el terremoto ni en Pakistán, ni en India ni en Aftanistán.