Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia incluirá la vigilancia con cámaras en lugares públicos como medida antiterrorista

Sarkozy afirma que el país se encuentra bajo un "nivel muy elevado" de amenaza terrorista

El ministro francés de Interior, Nicolas Sarkozy, ha explicado las líneas principales del anteproyecto de ley antiterrorista elaborado tras los atentados de Londres y que se presentará en el Congreso el próximo mes. Sarkozy, que ha calificado de "muy elevado" el riesgo de atentados en Francia, ha explicado que uno de los ejes principales será la videovigilancia de calles, comercios, estaciones y lugares de culto.

El ministro ha explicado el proyecto de ley en un programa la cadena pública France 3 emitido este lunes, horas después del desmantelamiento de un grupo islamista radical supuestamente ligado al Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) y sospechoso de planear atentados en Francia, con la detención de nueve personas.

Al defender el proyecto de ley antiterrorista, que será presentado ante el Consejo de ministros el mes próximo, Sarkozy ha afirmado que "la primera de las libertades" es poder tomar el autobús o el metro sin temer por la vida o la de los familiares de uno.

Videovigilancia en lugares públicos

El desarrollo de la videovigilancia es uno de los ejes del proyecto, que propone la instalación de cámaras no sólo en estaciones de trenes y aeropuertos, sino también "en las aceras" de comercios y lugares de culto. Otro punto importante del proyecto de ley son las comunicaciones telefónicas -cuyos operadores tendrían que conservar los datos durante un año-, ha explicado el ministro francés. "Lo importante es saber quien llamó a quien y donde" para poder "reconstruir las redes" terroristas.

El control de los cibercafés, utilizados por terroristas a los que ofrece anonimato, es otro punto del proyecto: "queremos obligarlos a conservar" una serie de datos, ha dicho el número dos del Ejecutivo francés. También se trata de controlar mejor los viajes a los países "de riesgo", de modo que si un habitante, sin trabajo, de un barrio sensible se va a Afganistán para cuatro meses, "tenemos derecho a saber" qué hizo allí.

Control de la financiación terrorista

El ministro ha insistido asimismo en la congelación de ingresos de terroristas y no ha descartado la posibilidad de prolongar de cuatro a seis días el plazo máximo de custodia policial de los sospechosos, sobre todo cuando se trata de movimientos financieros "sospechosos" en el extranjero. El ministro, que ha reiterado su promesa de expulsar a los predicadores islamistas cuyo discurso es "contrario a la República", ha denunciado su influencia sobre los jóvenes. "Nuestras democracias, porque respetan la libertad, han engendrado en su seno personas adoctrinadas muy jóvenes y que pasan a la acción con una rapidez pasmosa".