Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos pedirá pena de muerte para el único acusado en el país por el 11-S

Zacarias Moussaoui se declaró culpable de participar en una trama para atentar contra la Casa Blanca

El gobierno de Estados Unidos pedirá la pena de muerte para el franco marroquí Zacarias Moussaoui, que se ha declarado culpable de participar en una trama de Al Qaeda para cometer un atentado contra la Casa Blanca. "Soy culpable de una amplia conspiración para utilizar aviones como arma de destrucción masiva", señaló Moussaoui, quien dijo que había sido elegido personalmente por Osama bin Laden para participar en una operación para secuestrar aviones y lanzarlos contra edificios estadounidenses.

El anuncio fue hecho por el secretario de Justicia de EE UU, Alberto Gonzáles, quien ha señalado que el franco marroquí sabía que se planificaban los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Washington y Nueva York, en los que murieron casi 3.000 personas. "Pediremos la pena de muerte" contra Moussaoui, quien en una "escalofriante admisión" de culpabilidad dijo que proyectaba perpetrar ataques terroristas contra EE UU, afirmó Gonzales en una comparecencia ante los periodistas en el Departamento de Justicia.

Según han afirmado los fiscales del caso, Moussaoui asistió en 2001 a clases de vuelo en los estados de Oklahoma y Minesota, y recibió fondos de un miembro de Al Qaeda que ayudó a financiar los atentados del 11 de septiembre de ese mismo año. Poco antes, en una audiencia celebrada en Alexandria (Virginia) la jueza federal Leonie Brinkema había anunciado que el tribunal aceptaba la declaración de culpabilidad de Moussaoui en los seis cargos de terrorismo que se le han imputado.

En concreto, Moussaoui se declaró culpable de conspiración para cometer actos terroristas, uso de armas de destrucción masiva, secuestro y destrucción de aeronaves, asesinato de empleados gubernamentales y destrucción de propiedad. Los abogados de Zacarias Moussaoui habían sostenido que su cliente no tenía competencia para declararse culpable, pero Brinkema concluyó esta misma semana tras reunirse con el acusado que sí está mentalmente capacitado para hacerlo.