Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVA ETAPA EN ORIENTE PRÓXIMO

Hamás y la Yihad se niegan a declarar una tregua para asegurar la sucesión pacífica de Arafat

El líder de la OLP se reúne con las principales facciones palestinas para arrancarles un alto el fuego

Mahmud Abbas, recién elegido líder de la Organización para la Liberación de Palestina en lugar de Yasir Arafat y el más firme candidato a sucederle también al frente de la presidencia de la Autoridad Nacional Palestina, se ha reunido hoy con los representantes de las 13 principales facciones del orbe palestino para tratar de arrancarles un alto el fuego que asegure una transición pacífica. Abbas, muy impopular y criticado en Gaza —de donde proviene—, salió ileso ayer en esa ciudad de un tiroteo entre radicales palestinos y los miembros de las fuerzas de seguridad que le protegían.

Hoy, el ministro palestino de Asuntos Exteriores, Nabil Shaath, ha asegurado que dentro de Al Fatah existe "consenso" para que Abbas seas su candidato en las elecciones que se celebrarán el próximo 9 de enero. Hasta ahora, sólo otro peso pesado ha mostrado su disposición a competir por el puesto: Marúan Barguti, uno de los líderes en Cisjordania de Al Fatah, encarcelado desde hace dos años a perpetuidad por terrorismo en una cárcel israelí.

El grupo integrista Hamás ha anunciado hoy tras su reunión con Abbas que no aceptará una tregua, y ha añadido que boicoteará las elecciones presidenciales si no van acompañadas de unas legislativas que permitan realizar reformas en profundidad. Arafat fue elegido presidente en 1996; desde entonces se negó a convocar nuevos comicios alegando que el cerco y los ataques israelíes lo impedían.

Tanto Hamás como la Yihad Islámica han dejado claro hoy que no presentarán candidatos a las elecciones. Los primeros han alegado que no fueron consultados ni para elegir la fecha de los comicios, y los segundos han insistido en que no participarán en ninguna cita electoral hasta que se establezca un Estado palestino. Hamás no ha descartado sin embargo su participación en unas legislativas, caso de celebrarse.

Abbas se ha reunido también con los jefes de seguridad de Gaza, junto con Nabil Shaath y el ministro de Asuntos Sociales, Intissar al Wazir. Respecto al incidente de ayer, Shaath ha señalado: "El tiroteo no fue un intento de asesinato, y desde ayer estamos intentando poner orden para que este tipo de cosas no se repitan". El jefe de la seguridad en Gaza y hombre con aspiraciones presidenciales, Mohamed Dahlan, ha asegurado que no fue obra de un grupo contrario a Abbas sino de "una banda de mercenarios que se ha aprovechado del caos de estos últimos años". Dahlan se encontraba con Abbas en el momento del incidente, y de hecho los guardaespaldas del dirigente palestino se los había facilitado él.