Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los equipos de rescate siguen buscando a tres desaparecidos tras la explosión de gas en Bélgica

La deflagración causó la muerte de 16 personas y heridas a 120, 24 de ellas graves

Los servicios de socorro han trabajado toda la noche en la zona industrial del oeste de Bélgica donde una explosión causó ayer 16 víctimas mortales —según el último balance hecho público esta mañana—, tratando de localizar, sin éxito, a tres personas desaparecidas.

Durante toda la noche, mientras los bomberos continuaban vigilando los focos aún activos del fuego, los servicios de búsqueda, con perros especialmente entrenados, han intentado localizar a las personas desaparecidas. Los perros no han detectado la presencia de personas vivas en la zona donde han podido buscar, en el exterior del lugar del incendio, ya que, por el momento, es imposible entrar.

Por otro lado, las autoridades comunales de Ath, ciudad de la que depende administrativamente el complejo industrial de Ghislenghien en el que se produjo la explosión, han informado de que, hasta el momento, se ha logrado identificar a ocho de los 16 fallecidos. Los trabajos de identificación del resto de cadáveres podrían alargarse, ya que en algunos casos será necesario realizar el análisis de ADN.

El escape de gas, registrada en uno de los principales gasoductos que atraviesa Bélgica y que suministra a este país y a Francia, dio ayer origen a una gran explosión que causó la muerte de 16 personas, de las que cinco eran bomberos, y dos, empleados de la sociedad de electricidad Electrabel, que habían acudido al lugar al recibir una llamada notificando el problema. Además, unas 120 personas están heridas de diversa consideración, 24 de ellas graves.

En cuanto a los daños materiales, el ministro belga de Sanidad, Rudy Demotte, los ha cuantificado en "decenas de millones de euros".