Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFERENCIA DE SEGURIDAD EN MÚNICH

Abdalá II reclama una "alianza internacional" para la paz en Oriente Próximo

Palacio se compromete a trasladar a la UE una propuesta de asociación de las partes en conflicto

El rey Abdalá II de Jordania ha pedido esta mañana, durante la segunda y última jornada de la Conferencia de Seguridad de Múnich, la creación de una alianza colectiva internacional para la paz que promueva y garantice la solución del conflicto palestino-israelí y la coexistencia pacífica de dos Estados: Israel y Palestina. Según Abdalá II, "para alcanzar una paz justa y duradera en la región se requiere no sólo el liderazgo de EE UU, sino más. Se necesita una alianza colectiva internacional para la paz".

"Ni los partidos, ni los vecinos, ni la región pueden hacerlo solos. La comunidad internacional tiene un papel crucial. Ha llegado el momento de actuar y tener éxito", ha manifestado el monarca, que ha subrayado el compromiso de Jordania con la paz en Oriente Próximo. "Hay que parar la dolorosa espiral de violencia y comenzar la reconciliación con una solución de dos Estados: un Estado palestino independiente que viva en pacífica coexistencia con un Israel seguro y reconocido, dentro de las fronteras de 1967".

De forma paralela deberá producirse "una plena normalización de las relaciones entre Israel y los países árabes", ha añadido el monarca, que después de su intervención ha mantenido una reunión bilateral con el secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld. "Éste es el inevitable camino hacia la paz. Las partes lo saben y cada día de retraso será un daño para la región y el mundo", ha indicado. Pero para ello, "se necesita un esfuerzo colectivo". Según el rey Abdalá, debe ser un proceso en el que "los palestinos aceptan que el derecho de los refugiados al retorno no debe dañar el equilibrio demográfico de Israel, y los israelíes que no pueden ser ocupantes de otro pueblo".

La mediación de Palacio

El monarca jordana ha defendido además "una capital palestina en el este de Jerusalén en convivencia con una capital israelí en el oeste". Para Abdalá,"la estabilización de Irak tendrá un tremendo efecto" en la región, pero ha hecho hincapié en que el punto central es el conflicto palestino-israelí porque "hasta no se resuelva la inestabilidad continuará".

El rey ha apostillado que "nunca seremos capaces prometer el futuro anuestra gente hasta que no se resuelva el conflicto". A su juicio, debe haber seguridad sostenible en Irak y que los iraquíes puedan resolver sus problemas en paz. En este sentido, ha argumentado que "la cuestión importante no es la velocidad con la que se celebrarán elecciones, sino que se construyan bien las instituciones, porque éstas definirán el éxito". "Debemos ser responsables para ayudar a Irak a alcanzar su autodeterminación", ha apuntado.

En esta línea de diálogo, la ministra de Exteriores española, Ana Palacio, se ha comprometido a trasladar a la Unión Europea (UE) una "nueva propuesta", que le ha presentado el presidente del Partido Laborista de Israel, Simón Peres, de constituir una "asociación de Palestina y de Israel como futuro último de la conclusión de ese proceso de paz". Ésta es el principal resultado del encuentro que ha mantenido esta mañana la ministra con Peres y con el ministro palestino para las negociaciones de paz, Saeb Erekat, en el transcurso de un desayuno de trabajo celebrado en el parador de Toledo, ciudad considerada símbolo de las Tres Culturas (árabe, judía y cristiana).