Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PRI mexicano acepta pagar una multa de casi 90 millones de euros

El Tribunal Electoral confirma la sanción impuesta al partido, que demanda acelerar una investigación contra el presidente Vicente Fox

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha acordado en México pagar una multa de 1.000 millones de pesos (unos 87 millones de euros) ordenada por las autoridades electorales. La sanción, la mayor en la historia de ese país, había sido impuesta en marzo pasado por el Instituto Federal Electoral (IFE) y fue ratificada el martes por los tribunales electorales.

El IFE multó al PRI el pasado 14 de marzo tras detectar irregularidades en la financiación de su campaña para las pasadas elecciones presidenciales. En esos comicios, el PRI perdió la presidencia del país por primera vez en más de 70 años y fue derrotado por el candidato conservador Vicente Fox, del Partido Acción Nacional (PAN).

La autoridad electoral estableció que el partido no declaró la entrada en sus arcas de 500 millones de pesos (casi 50 millones de euros). La investigación del caso, bautizado por la prensa local como <<i>Pemexgate fue abierta por denuncias de que ese dinero irregular provenía de la petrolera estatal Pemex; el supuesto origen del dinero no pudo ser demostrado. La confirmación de la sanción, recurrida por el PRI, se produjo por un estrecho margen, cuatro votos contra tres.

Del 'Pemexgate' a los 'Amigos de Fox'

La multa, ratificada a sólo mes y medio de las elecciones legislativas y municipales del próximo 6 de julio, no será pagada en efectivo, sino que se retendrán al partido los fondos que le correspondían para este año y parte de los del próximo. "Seremos respetuosos y acataremos lo que la ley y las instancias legales determinaron", declaró el mismo martes la secretaria general del PRI, Elba Esther Gordillo. La formación ha informado de que estudia diversas fórmulas para recaudar fondos entre empresarios afines, ex presidentes, legisladores y organizaciones y militantes. También considera vender algunas de sus propiedades.

El PRI también ha denunciado un doble rasero. Miguel Ángel Yunes, coordinador de asuntos jurídicos de la organización, señaló ayer que el IFE no ha llegado al fondo de la investigación por la supuesta financiación irregular de la campaña de Vicente Fox. Las autoridades investigan si Fox recibió dinero del extranjero, algo prohibido por la legislación mexicana. Yunes indicó que el IFE se comprometió a resolver el caso, conocido como Amigos de Fox, para antes de las elecciones. "Evidentemente no lo van a resolver, porque no hay ánimo de resolverlo".

Otra denuncia por la campaña de Zedillo

Mientras tanto, las denuncias continúan. El izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) presentó ayer una denuncia contra el líder del sindicato de ferrocarriles, Víctor Flores, por el presunto desvío de fondos hacia la campaña del priísta Ernesto Zedillo, presidente entre 1994 y 2000. El senador perredista Jesús Ortega informó que en la denuncia se acusa al líder sindical de desviar unos 600 millones de pesos (53,4 millones de euros) hacia la campaña de Zedillo, el último candidato del PRI que ganó la presidencia del país.